Por Javier ARISTU

En estos momentos asistimos en España a un proceso de cambio político de gran interés. Dentro de unos años lo podremos analizar como uno de esos momentos en que un país, en su estructura político-electoral, sufrió una transformación significativa. No sé si mirando el terreno más estructural, el que constituye el fondo social y cultural de ese país, se podrá afirmar lo mismo. O, para ser más preciso, dudo que los cambios en la faceta electoral e institucional (parlamentos, ayuntamientos, gobiernos) que se están produciendo a lo largo de estos meses vayan a verse complementados con modificaciones sustantivas en el terreno de lo económico, de lo social y de lo que constituye la base estructural de un país. Dos entrevistas paralelas que he leído esta mañana en El País a dos jóvenes dirigentes de viejos y nuevos grupos políticos me inducen a ser escéptico y a comprobar las serias y profundas carencias que, en mi opinión, padece hoy el componente de la izquierda española que se llama rupturista o “del cambio”. Veamos.

Una de esas entrevistas, a Lara Hernández, 29 años, responsable de convergencia en IU, se centra en el objetivo de conquistar una Unidad Popular que según la política entrevistada parte del convencimiento de que “una sola fuerza no basta para transformar el país”, afirmación que, en cierto modo, rompe con todo el planteamiento que esa formación política había venido desarrollando en los últimos años, hasta el batacazo de las europeas y, finalmente, el éxito de las pruebas prácticas de Madrid, Barcelona y otras ciudades donde han triunfado candidaturas unitarias de amplísimo espectro. Bienvenida sea esa afirmación, como otras que transmite Lara Hernández: “entendemos necesario un espacio amplio, lo más amplio posible en el que no esté solo Podemos […] La unidad popular es un camino en el que no debiera haber líneas rojas para nadie. Creo que necesitamos construir la casa desde los cimientos, desde abajo y no desde el tejado”. Nadie desde un sentido de izquierda podría refutar esas afirmaciones. Pasa, sin embargo, que pueden sonar algo precipitadas o superficiales si no se acomete otro tipo de reflexión más de fondo. Pero pasemos a la otra entrevista.