Por Javier ARISTU

En medio del agujero negro de su encarcelamiento durante los años treinta del pasado siglo, el histórico dirigente comunista Antonio Gramsci se planteó desarrollar un trabajo de investigación sobre la historia de su país, Italia. En la celda de Turi, con los pocos libros y revistas que le dejaba usar la administración carcelaria y que su amigo Piero Sraffa le enviaba, Gramsci se propuso estudiar la Italia mussoliniana a partir de la historia del Risorgimento (el periodo de la construcción nacional italiana) y de la República e Imperio de Roma, una época esta que se aleja hasta más de dos mil años antes. El encarcelado –tal y como escribe en su cuaderno carcelario nº 19– se planteaba analizar aquellos elementos históricos que habían podido dar sentido a la moderna nación itálica: 1)el propio sentido que ha tenido la palabra «Italia» a lo largo de la historia; 2) la importancia del cambio geopolítico de la República romana al Imperio a partir de César y la posterior división de este entre Oriente y Occidente; 3) el surgimiento de nuevos grupos sociales a lo largo de la Edad media, grupos nucleares de una nueva sociedad; y 4) las monarquías absolutas y el desarrollo del mercantilismo como factores de una rápida modernización de las estructuras de las naciones europeas.

Por Javier ARISTU

Asistimos a un momento desconcertante. Esta palabra, desconcierto, puede ser una de las que mejor resuma el estado de la cuestión en España y en Europa. Por desconcierto se pueden entender varios y distintos significados. Desde “descomposición de las partes de un cuerpo o de una máquina”, hasta “estado de ánimo de desorientación y perplejidad” o incluso “desorden, desavenencia, descomposición”. Claro que también nos podríamos acoger a la cuarta acepción de la Academia de la Lengua para definir este periodo como “falta de modo y medida en las acciones o palabras”. No estoy seguro de que la quinta designación se pueda aplicar a la España actual: “falta de gobierno y economía”. Todo el caudal de comentaristas, críticos de prensa, representantes políticos y demás ejército de la actual sociedad de la comunicación política no están consiguiendo aclarar un panorama que se nos prefigura sobre todo como confuso, borroso e indefinido. Desde hace mucho tiempo no se veían tan difuminadas las fronteras culturales e ideológicas que se suponen separan a la derecha de la izquierda. El desconcierto es antológico.

Por Javier ARISTU

En el actual, y fatal, debate sobre Cataluña los aspectos constitucionales, legales y jurídicos se están imponiendo sobre cualquier otra dimensión del problema. Es normal y lógico que cuando se trata de un “conflicto de territorios” la perspectiva jurídica sobrepase a otros ámbitos del conocimiento. De ahí que los constitucionalistas y otros profesionales del derecho sean nuestros comentaristas más usuales en los medios. Pero no es oro todo lo que reluce, es decir, debajo de ese conflicto territorial, a veces real y otras muy sobredimensionado, hay otra guerra, la social. En Cataluña se viene produciendo desde hace años un lento pero profundo proceso de cambio social que está desencuadernando y transformando la tradicional –desde 1960– sociedad catalana y que sin duda explica parte del actual desafío independentista.

Por Miguel MARTÍNEZ y Salvador ROIG

Algunos exclaman ¡Van de farol! Otros se preguntan: ¿Van de farol? Sobre lo que resulta difícil tener dudas es que hoy la situación que se vive en Catalunya supone una crisis en España. Ir de farol consiste en hacer ver que en el transcurso del juego tenemos mejores cartas sin, en realidad, tenerlas. Entre los jugadores esto tiene una lógica y una asunción de sus costes. El que va de farol suele aumentar la apuesta a pesar del alto grado de incertidumbre y la compleja causalidad de los fenómenos en los que interviene la pura casualidad, pero al final tiene que asumir lo que se muestra sobre el tapete, sea el resultado favorable o bien catastrófico. Al fin y al cabo, hablamos de juegos de azar ¿Cuál es el coste de la apuesta en el juego de los faroles entre Catalunya y España que se está produciendo hoy? No es, pensamos, principalmente un coste económico –por mucho que se hable de éste y desempeñen su papel, un papel importante sin duda- sino un coste político, que es el que se hace más evidente y más espectacular. Pero lo que está en debate de manera menos visible, al fondo del escenario, son los costes sociales, siempre subordinados a otros objetivos superiores en los discursos enfrentados. Efectivamente, las consecuencias sociales en forma de recortes de los servicios básicos están recayendo desde hace años entre el conjunto de la ciudadanía catalana y del resto de la ciudadanía española, y se derivan de una progresiva degradación de los valores democráticos. Esos son los costes fundamentales del faroleo político al que, desde nuestro punto de vista, estamos asistiendo.

Por Javier ARISTU

La actual situación interna del PSOE es un termómetro o radar de lo que está pasando en el conjunto de la socialdemocracia y en el ámbito de la política, lo que, en definitiva, no es sino la manifestación de una profunda, compleja y dilatada crisis de las relaciones sociales en nuestra época. Vayamos por partes.

La lucha por el poder dentro del PSOE y que mañana domingo tendrá una visualización evidente con la confirmación de Susana Díaz como candidata a dirigir el partido ha adquirido un tono de agresividad, competencia y confrontación como nunca lo hubo en los anteriores duelos entre Zapatero/Bono y Rubalcaba/Chacón. Dejemos aparte la larguísima y sinuosa disputa entre González y Guerra que dio forma y sentido a ese partido durante los años 80 y 90. Y obviemos a Patxi López porque no se sabe bien qué papel juega en este escenario guerrero. Lo que hoy se dirime entre Pedro Sánchez y Susana Díaz es algo parecido a las guerras púnicas: duelo de civilizaciones a muerte, hasta el exterminio del adversario. Otros prefieren recurrir a la imagen del duelo del Oeste, dos pistoleros en una calle polvorienta, jugándose la vida a tiros. Prefiero la clásica de las batallas púnicas entre romanos y cartagineses porque en el actual enfrentamiento protagonizado por Sánchez y Díaz se han cristalizado todas las tensiones y contradicciones que han venido inundando lenta pero progresivamente a ese cuerpo político y electoral que es el Partido socialista.

Por Antonio SÁNCHEZ NIETO

Yo, que fui tribuno de la plebe (versión sindicalista) en los setenta, conocía ya al patricio Trump cuando, en los ochenta,  era un icono de los jóvenes americanos.Donald era entonces un abanderado de la desregulación y yo, como sindicalista de una empresa nacional, Iberia, expuesta a los rigores de la globalización, defendía que los estados debían regular  el transporte aéreo.Durante décadas los sindicatos nos opusimos a la política de desregulación que propugnaban los neoliberales. Ganaron ellos.

Por Anna COOTE

Jornadas prolongadas y salarios escasos están causando estragos en nuestras vidas. En vez de fijarnos tanto en el crecimiento, la reestructuración de la semana laboral permitiría que la gente prosperara.

El aumento de la presión en el trabajo está haciendo pagar un pesado peaje a la vida del hogar. Los trabajadores dicen que sus jefes les quieren antes en el trabajo que en la familia, y que estén de guardia todo el día. De cada cuatro entrevistados más de uno confirma que trabaja más horas de las que desea, según la última encuesta de YouGov.

Por Paco RODRÍGUEZ DE LECEA
Nunca ha estado del todo clara la utilidad de los sindicatos, ni siquiera en una sociedad organizada a partir del trabajo. Se ha criticado su corporativismo, su visión parcial y en cierto modo egoísta de las necesidades sociales, su vocación defensista, su promoción del conflicto social como método; y de forma más global dentro de la teoría de la izquierda, se ha señalado su carácter subordinado y de alguna manera ancilar (la correa de transmisión) en relación con la primacía jerárquica y la ambición prometeica de los partidos políticos.