Por Javier ARISTU

Paseo por mi ciudad una tarde noche de sábado y noto al personal inquieto y bullicioso en torno a los quioscos de navidad. Se nota que llegan momentos de consumo y gasto. Llevamos una semana de campaña electoral y solo diviso un cartel colgado de una farola que dice “Vota PP”. Estamos justo en el ecuador de una campaña electoral que dicen los expertos es “decisiva”. Pero la calle no es testigo de esta agitación política. La campaña y la política han dejado la calle para dominar la nube. Hoy todo vive y asienta su realidad en el espacio de la televisión y de twitter. Fuera de ahí no existe nada. No hay mítines en la plaza, no hay encuentros de calle, no hay reparto de consignas. Es otro tiempo electoral con otra forma de comunicación.