Por Carlos ARENAS POSADAS

Nuestra consejera Cortés ha manifestado, o así se recoge en los periódicos, que la construcción de carriles bici en toda Andalucía será la clave para el cambio del modelo productivo en la comunidad.

Dicho así, tal cual, a palo seco, la cosa no deja de ser chocante. No ha pasado mucho tiempo hasta que, desde el propio gobierno andaluz, de parte del mismo consejero que hace días agradecía el “gesto” de los quinientos millones al señorito Botín, se ha minimizado la iniciativa o, mejor dicho, se la ha ridiculizado.

Uno, que tiene que creer en algo y en alguien para no tirarse a un pozo, piensa más bien que la señora Cortés no ha sido entendida en todos sus términos o se le ha mutilado la opinión.