Por Thomas PIKETTY

¿Debemos tirar a la hoguera el Mayo del 68? Según sus detractores, el espíritu de mayo habría contribuido al triunfo del individualismo, por no decir del ultraliberalismo. Pero son tesis que no resisten un análisis riguroso. El movimiento de Mayo del 68, por el contrario, supuso el inicio de un periodo histórico de fortísima reducción de las desigualdades sociales en Francia que posteriormente perdió impulso por razones diversas. La pregunta es importante porque condiciona el futuro.

Por Javier ARISTU

La actual situación interna del PSOE es un termómetro o radar de lo que está pasando en el conjunto de la socialdemocracia y en el ámbito de la política, lo que, en definitiva, no es sino la manifestación de una profunda, compleja y dilatada crisis de las relaciones sociales en nuestra época. Vayamos por partes.

La lucha por el poder dentro del PSOE y que mañana domingo tendrá una visualización evidente con la confirmación de Susana Díaz como candidata a dirigir el partido ha adquirido un tono de agresividad, competencia y confrontación como nunca lo hubo en los anteriores duelos entre Zapatero/Bono y Rubalcaba/Chacón. Dejemos aparte la larguísima y sinuosa disputa entre González y Guerra que dio forma y sentido a ese partido durante los años 80 y 90. Y obviemos a Patxi López porque no se sabe bien qué papel juega en este escenario guerrero. Lo que hoy se dirime entre Pedro Sánchez y Susana Díaz es algo parecido a las guerras púnicas: duelo de civilizaciones a muerte, hasta el exterminio del adversario. Otros prefieren recurrir a la imagen del duelo del Oeste, dos pistoleros en una calle polvorienta, jugándose la vida a tiros. Prefiero la clásica de las batallas púnicas entre romanos y cartagineses porque en el actual enfrentamiento protagonizado por Sánchez y Díaz se han cristalizado todas las tensiones y contradicciones que han venido inundando lenta pero progresivamente a ese cuerpo político y electoral que es el Partido socialista.

Por Antonio SÁNCHEZ NIETO

No hay alternativa. Con solo tres palabras los neoliberales han impuesto su modelo de gestión de los cambios tecnológicos, sociales, políticos y económicos que se produjeron en los ochenta.

Dogma total, que afecta no solo a la economía, sino a la filosofía (pensamiento débil, pensamiento único, postmodernismo…), a la historia (el fin de la Historia)…sospechosamente total.

Por Carlos ARENAS POSADAS

En días pasados, dos personas, el inglés Owen Jones y el uruguayo José Mújica, me han inspirado las líneas que siguen. El primero, a través de su escrito “Hacer posible la aspiración”, [leer original en Class], introduce una sugerente aportación al respecto de tal concepto, para decirnos que al igual que el ánimo de lucro y la codicia han sido la “aspiración” burguesa en todo tiempo y lugar,  es llegada la hora de que la izquierda se apropie del mismo para darle un sentido colectivo en nombre de la inmensa mayoría.

En el pasado, las aspiraciones de las clases populares han sido canalizadas a través de los dos partidos herederos del marxismo, por aquellos que confiaban en el Estado propietario, la vía soviética, y por aquellos socialdemócratas de primeras, segundas y terceras vías que confiaban en su capacidad para repartir benévolamente las ganancias de productividad del capital. El resultado en ambos casos han sido rotundos fracasos históricos.

Por Javier ARISTU

Lo que parece que no aciertan a comprender los responsables políticos europeos y de los gobiernos nacionales de las dos principales corrientes políticas es que si finalmente logran derrotar las muy justas pretensiones del gobierno de Alexis Tsipras, para muchos europeos europeístas empezaría a carecer de sentido seguir apoyando la existencia de una UE tan antisocial y poco solidaria.”. Así se expresaba hace unos días Javier Doz, presidente de la Fundación 1 de Mayo, en su blog. Efectivamente, sin caer en lamentos apocalípticos ni en himnos fúnebres, da la impresión de que el proceso abierto a partir de la constitución del gobierno de Tsipras ha adquirido matices y contenidos completamente nuevos que nos obligan a afirmar que, esta vez sí, pasamos por momentos políticos decisivos.

La Unión Europa, el proceso de construcción de un modelo político completamente innovador en la historia de las naciones y de los sistemas políticos, puede encallar según y cómo se resuelva el contencioso griego. La pretensión de zanjar –de forma autoritaria- la cuestión griega a partir de un diktat, no admitiendo ni un cambio de ritmo, ni un aplazamiento de pagos, ni asumiendo el estado de necesidad de una mayoría de la sociedad griega, puede llevar, precisamente, a que una parte muy importante de europeos se planteen si este modelo de UE, esta gobernanza de la Unión, merece ser apoyada y nos trae algún beneficio.

Por Tom ANGIER

[Traducimos el siguiente texto de Tom Angier porque, a pesar de estar centrado especialmente en la sociedad británica, aporta algunas reflexiones interesantes sobre la crisis de la izquierda europea. El autor cree que se han abandonado los ámbitos tradicionales de la reflexión y la actividad de la izquierda, como son los estrictamente sociales y de clase, por otros denominados “de identidades” (especialmente los relacionados con las culturas y etnias, los de género y otros): ello ha provocado un colapso en la cultura de izquierda y un abandono de los tradicionales votantes de los partidos socialdemócratas. Frente a planteamientos “policiales y de seguridad” —como el reciente acuerdo antiterrorista del PP/PSOE— ante el reto del Islamismo radical, Angier plantea la necesidad y urgencia de reconstruir una política social europea que pueda resolver los problemas de marginación, pobreza y desigualdad que estarían en el fondo de esa amenaza.]

Con el ascenso de los partidos europeos de extrema derecha y de la izquierda radical los partidos socialdemócratas se enfrentan al reto de conservar su apoyo electoral en varios países de Europa. El primer problema con el que se encuentran los socialdemócratas es que ya no son tan atractivos en los distritos  tradicionales y entre las organizaciones que previamente habían servido para asentar su presencia en las comunidades, tales como sindicatos y cooperativas. Solo volviendo a sus prioridades tradicionales pueden los socialdemócratas tener la esperanza de que este declive se detenga.

Europa se encuentra en dificultades. Esto es evidente en el plano puramente político, en el que el proyecto de la UE provoca la indiferencia o la hostilidad por parte de un número cada vez mayor de los ciudadanos europeos, y la afiliación de los principales partidos ha descendido precipitadamente desde 1980. Es evidente en el plano económico, donde la riqueza se concentra en un pequeño número de manos, manos que no parecen estar unidas a ninguna nación o lugar en particular. Y es evidente a nivel de la sociedad civil donde el tejido social se está desarticulando, entre otras razones por el temor al Islam político, temor que no es atenuado por aquellos que lo reducen, de manera condescendiente, a una forma de locura o “fobia”.

Por Michel ROCARD

En octubre pasado, Francesc Valls, el Primer ministro socialista francés, propuso cambiar el nombre al Partido Socialista (PS). Bajo el combate contra una “izquierda retrógrada” que está atada “a un pasado nostálgico” la declaración de Valls  no hace sino expresar la vertiente francesa de un debate europeo que afecta a la situación de la izquierda y a las perspectivas de cambio en Europa. La socialdemocracia también está afectada por la crisis social y económica. Proponemos a continuación una reflexión de Michel Rocard al hilo de la propuesta de Valls: no está de acuerdo con cambiar el nombre pero sí propone cambios y transformaciones en los partidos socialistas.

El Partido socialista francés (PS) vive una de las crisis más profundas de su larga historia. Con todo, ¡qué paradoja! Nacido del rechazo de la crueldad inherente al capitalismo, este partido se afirmó en torno a la certeza largo tiempo afirmada, después olvidada sin ser rebatida sin embargo, de que el capitalismo se caracterizaba por una inestabilidad estructural que terminaría por derribarlo. Sin embargo, el capitalismo sigue ahí.

Ha sobrevivido a dos guerras mundiales y a las dos crisis más gigantescas de su historia (1929, 2006). El capitalismo parece ahora haber entrado en un periodo de convulsiones, de dramas y contradicciones de las que no se sabe cómo podrá salir.

Y es en esta situación cuando algunos, incluso en nuestras filas, y al no ver al PS francés como portador de soluciones, quieren declarar su obsolescencia y programar su desaparición. Sería peor que una locura, un error y sin duda un gesto suicida para Francia.

Por Carlos ARENAS POSADAS

Mi amigo y cobloguero Javier Aristu ha dedicado tres entradas de En Campo Abierto a glosar el libro de Alberto Garzón “La Tercera República”. Desde el respeto, pero también desde la perplejidad, Javier se manifiesta crítico con algunas de las tesis expresadas por el joven parlamentario de Izquierda Unida. Digo desde la perplejidad porque no acaba de entender que un miembro cualificado del PCE como Garzón haga de la “República” el objetivo estratégico de la izquierda, y de los “ciudadanos” el sujeto colectivo revolucionario, en detrimento del “comunismo” como meta final y de la “clase obrera” como el grupo social que debería conducir la sociedad a un mundo mejor.

Vivimos en una encrucijada histórica en la que existen fuertes incertidumbres sobre lo por venir. Es lógico, por tanto, que se manifiesten inquietudes y dudas acerca de nuevos movimientos políticos de izquierda que apuntan ideales que apenas se concretan en fórmulas alternativas de gobernanza y que, por tanto, comunican una cierta sensación de conducirnos al vacío, a lo desconocido. En estas circunstancias, es lógico que se apueste por el “déjà vu” y se resalten las posibilidades que aún tienen, eliminando los vicios propios de la “casta”, los instrumentos  de transformación social que han usado las izquierdas de inspiración socialdemócrata o eurocomunista en las últimas décadas: la democracia parlamentaria –antes que la democracia directa-, la participación en las instituciones vigentes para transformarlas desde dentro –antes que destruirlas-, la conservación y ampliación del Estado del Bienestar.