Por Javier ARISTU

Son decenas los artículos que se han publicado en estos dos días acerca de Jeremy Corbyn. Algunos los he leído y son muy recomendables. Aquí va mi pequeña colaboración para ayudar a  interpretar en su justa medida el suceso.

Leía el otro día un twit de Raúl, un amigo de las redes sociales al que sigo con interés, en el que decía: La izquierda española a punto de convertir al nuevo líder del laborismo británico en su nuevo Alexis Tsipras. Efectivamente, la elección al frente del laborismo de James Corbyn, encuadrado en lo que podríamos llamar el ala izquierda de esa formación, ha desatado en ciertos sectores de nuestros izquierdistas políticos una suerte de ebullición, como si nos hubiera fallado Tsipras y necesitáramos un nuevo fichaje, esta vez proveniente no del sur sino precisamente de la parte más alejada de la “izquierda europea”.  No sabemos si al “aguanta, Alexis, que ya llegamos” habrá que añadir ahora “Bienvenido, Jeremy, al equipo del cambio”. Todo se andará. De momento se pueden decir algunas cosas sobre esta elección de un nuevo dirigente (nuevo, con 66 años, es mucho decir) en el partido más peculiar y original del arco socialdemócrata europeo (del continente, diría un británico).