Por Aurelio GARNICA

De estas elecciones del 26 de junio surgirán un nuevo Congreso de Diputados y un nuevo Senado. Su resultado provocará una nueva correlación de fuerzas en ambas Cámaras.

¿Qué pueden y no pueden hacer las mayorías del Congreso y Senado?

Para tomar decisiones se exige alcanzar unas mayorías determinadas. Es importante conocerlas, pues condiciona el mayor o menor peso de las fuerzas políticas presentes en las Cámaras.
Además, las nuevas Cortes y Gobierno deben respetar las leyes y normas, mientras no se modifiquen, aprobadas por las anteriores mayorías. También tendrán que convivir con Instituciones nombradas por las Cortes anteriores. Sus componentes se irán renovando a medida que venza su mandato. Especial relevancia puede tener el Consejo de Administración de RTVE y del Tribunal Constitucional, ambos con clara mayoría conservadora. En las democracias representativas se busca este equilibrio de poderes.
Estas cuestiones están reguladas en distintas normas. En esta explicación hacemos una síntesis de las mismas para facilitar su conocimiento.¿Mayorías más habituales exigidas en el Congreso y Senado?

Por Javier ARISTU

Anda el patio andaluz revuelto de nuevo a propósito de la constitución de una comisión de investigación sobre el asunto de los EREs. Ya fue tema de actualidad en la pasada legislatura aunque frustrado en su culminación al no querer el partido del gobierno, con mayoría absoluta, la tal comisión ni ninguna investigación parlamentaria. Aquellos bastos han derivado hoy en copas que le obligan, la minoría relativa y la coalición con IU mandan, a aceptar la misma en esta legislatura. Dicen que quieren que antes de las vacaciones esté liquidado el asunto, al menos en sede parlamentaria porque en sede judicial la cosa-causa parece que va para el Supremo, es decir, para largo.

Mientras tanto, el PP, en boca de su portavoz nacional Carlos Floriano, juguetón él y con doble vara de medir, como siempre, afirma que ”el bipartito andaluz hace un flaco favor a la transparencia si no permite que todo el que pueda tener una responsabilidad política en el caso de los ERE comparezca en la comisión de investigación”. No tiene empacho en, por otro lado, rechazar la constitución de una comisión de investigación en el Parlamento nacional a propósito del caso Bankia y la hecatombe financiera española, con dimisión del mismo presidente del Banco de España incluida.

¿En qué país vivimos? ¿Hasta cuándo van a seguir considerando estúpido al ciudadano? ¿Cómo es que una comisión sobre los EREs en Andalucía es necesaria pero no lo es sobre Bankia y el rescate bancario donde se juegan miles de millones de euros de nuestra economía?