Por Carlos ARENAS POSADAS

Han pasado los cien días de la gestión de los nuevos ayuntamientos surgidos de las elecciones locales del pasado mes de mayo. Es el plazo de rigor que se debe dar a todo gestor democrático, especialmente si es la alternativa a los anteriores.

Los resultados de dichas elecciones, como se sabe, trajeron una mayor pluralidad y diversidad a la corporación. Repitieron escaños PP con 12 concejales, PSOE, con 11, Izquierda Unida, con 2, y entraron por primera vez las formaciones emergentes Ciudadanos con 3 y Participa Sevilla, con 3. Un acuerdo de investidura entre PSOE, Participa Sevilla y IU —que no fue un acuerdo de gobierno— dio la alcaldía a Juan Espadas (PSOE). De esta forma este partido tiene la responsabilidad de gobierno aunque para ello se verá obligado a pactar los asuntos decisivos con alguna de las otras fuerzas que le darían la mayoría.

Nos ha parecido importante publicar EN CAMPO ABIERTO el siguiente documento, elaborado por nuestro colaborador Carlos Arenas Posadas, tendente a ofrecer una perspectiva de trabajo sobre la necesidades y propuestas necesarias para la ciudad de Sevilla. Sin embargo, pensamos que los ejes sobre los que se asienta la reflexión podrían ser aplicables a algunos otros municipios andaluces. Al fin y al cabo, Cádiz, Málaga, Granada, Córdoba o cualquier otro municipio no son muy diferentes de Sevilla, aunque algunos se empeñen en resaltar identidades localistas que nada ayudan a crear una sociedad solidaria, integrada y “global” en Andalucía.

Las experiencias de Barcelona, Madrid —por citar las más populosas y decisivas de España— nos muestran, aparte de las opiniones que cada uno tenga sobre la gestión de sus respectivas alcaldesas, que el “poder municipal” es un eje sobre el que articular una respuesta a la crisis. Las ciudades forman parte de cualquier programa de cambio para el país. En esas redes ciudadanas, en esas economías locales, en esos enclaves de creatividad que son las ciudades se han gestado muchas de las iniciativas que en estos momentos constituyen una alternativa al gobierno de la derecha. Por eso creemos que una reflexión sobre las políticas y las actuaciones de los gobiernos municipales nos pueden ayudar a ahormar programas más genéricos y globales de transformación. Con esa idea se ha redactado este documento.