Por Javier FLORES FERNÁNDEZ-VIAGAS

Hace más de un año que no cesa la actual oleada de cientos de miles de refugiados que intentan llegar a Europa desde Oriente Medio y África. Más allá de lo evidente, es decir nuestra obligación moral de ayudar a quienes se están jugando la vida huyendo del hambre y la guerra, hay una pregunta que nos obliga a plantearnos esta cuestión en términos de análisis político: ¿puede Europa acoger a todos los refugiados?