Un grupo de intelectuales y figuras públicas italianas [ver la lista al final]  acaba de publicar un llamamiento de cara a las próximas elecciones europeas del 25 de mayo. Su propósito es hacer posible una lista que se sitúe en las coordenadas de la izquierda europea liderada por Alexis Tsipras, el representante de Syriza y candidato del partido de la Izquierda Europea para la presidencia de la Comisión. Dicha lista se aparta, por tanto, del marco de apoyo al Partito Democratico italiano y propugna una basada en otra Europa distinta a la actual, diferente a las actuales correlaciones y políticas propugnadas por sus instituciones.

No sabemos el éxito que tendrá y la capacidad de convocatoria de dicho llamamiento pero lo publicamos porque nos parece que coincide básicamente con otras propuestas que van más allá del status quo y pretende transformar el actual marco de la austeridad económica y social.

Europa está en una encrucijada y sus ciudadanos deben volver a impulsarla. Los cultivadores de la inmovilidad dicen que sólo hay dos respuestas al mal que durante estos años ha corroído el proyecto de unidad nacido en Ventotene durante la última guerra,[1] ha agotado las esperanzas de sus pueblos, ha despertado los nacionalismos y el equilibrio de potencias que la Comunidad debía suprimir. La primera respuesta es la del que se complace: paso a paso, con ajustes mínimos, la Unión se está recuperando gracias a las políticas de austeridad. La segunda respuesta es catastrófica: una comunidad solidaria se ha revelado como un imposible, urge recuperar la soberanía monetaria  desconsideradamente sacrificada y salir del euro. Estamos convencidos de que ambas respuestas son conservadoras y proponemos una alternativa de tipo revolucionario. Tenemos la convicción de que la crisis no es solo económica o financiera sino esencialmente política y social. El Euro no resistirá si no se convierte en moneda de un gobierno democrático supranacional y de políticas no elaboradas desde lo alto sino discutidas y aprobadas por las mujeres  los hombres y europeos. Estamos convencidos de que Europa debe seguir siendo el horizonte porque los estados individuales ya no están en condiciones de ejercer soberanía, a no ser que cierren sus fronteras, finjan que la economía-mundo no existe, se empobrezcan cada vez más. Solo a través del proyecto Europa los europeos pueden convertirse en dueños de sí mismos.

Por Pedro E. García Ballesteros

olallaRecientemente, Pedro Olalla estuvo en Sevilla impartiendo una conferencia en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. La exposición estuvo llena de información, destellos de lucidez y, al mismo tiempo, coraje cívico “griego”. Considero que merece un resumen para los lectores de “En Campo Abierto”.

Para quienes no lo conozcan, Pedro Olalla es un helenista español afincado en Grecia desde 1994 en el Instituto Cervantes de Atenas. Tal como se presenta en su magnífica web (http://pedroolalla.com/index.php/es/el-autor) “es escritor, helenista, profesor, traductor, fotógrafo y cineasta”.   Ha publicado  27 títulos originales en distintas lenguas, “así como una larga serie de artículos periodísticos y traducciones de autores griegos y españoles. (…) Entre sus últimas obras destacan el “Atlas Mitológico de Grecia” –obra patrocinada por la Fundación Onassis y premiada por la Academia de Atenas, para cuya elaboración ha recorrido más de cien mil kilómetros por Grecia tras las huellas de los antiguos mitos–, la serie documental de televisión “Los lugares del mito” –una producción de la Radio Televisión Griega (ET1) para la Programación Especial de los Juegos Olímpicos Atenas 2004–, la película documental “Ninfeo de Mieza: El jardín de Aristóteles” –un recorrido por el lugar donde el filósofo educó al joven Alejandro Magno–, el libro “Arcadia Feliz” –un amplio viaje por la cultura de Occidente rastreando las huellas del elemento arcádico–, su último libro “Historia Menor de Grecia”, -una mirada histórica y literaria sobre la formación y la supervivencia de la actitud humanista- y su última creación audiovisual, la película “Con Calliyannis”, nominada al premio “Mejor Largometraje Documental” de la Academia Griega de Cine.” Creo que los datos expuestos nos presentan a un personaje cultural de sumo interés, con raíces clásicas que además se dedica a explicarlas  y relacionarlas con el presente.

Por Giorgios Papanagnou

Foto: mkhalili

Recientemente, en una entrevista con el diario financiero alemán Handelsblatt, el presidente del gobierno griego Antonis Samaras advirtió a los ciudadanos europeos que si su gobierno fracasa, Grecia caería en el caos[1]. Como potencial o actual fuente de peligro el primer ministro señaló el crecimiento de Amanecer Dorado, el partido neo-nazi. Evidentemente, el propósito del argumento de Samaras era exponer a los lectores alemanes y europeos la dramática realidad económica y social que atraviesa Grecia y hacer una apasionada defensa de una mayor solidaridad europea. Por un lado, nunca desde 1975 un primer ministro griego ha mostrado – en términos tan dramáticos  una mayor indiferencia pública para la oposición política oficial del país (en este caso, la parte de la Coalición de la Izquierda Radical, Syriza) y, por extensión, para las instituciones democráticas del país.

Por desgracia, la línea de pensamiento de Samaras no habrá sorprendido a muchos de sus homólogos de centro izquierda y de centro derecha (especialmente a estos). La hostilidad contra el partido de izquierda, que en las elecciones del pasado mes de junio alcanzó el 27% de los votos, es intensa.  Muchos políticos[2] y periodistas[3] europeos o han obviado al líder de Syriza, Alexis Tsipras, o han insistido en que la potencial llegada de éste al gobierno llevaría efectivamente al país al caos.

¿Está justificada esta actitud? Y, lo que es más importante, ¿es eficaz de cara a alejar a Grecia del presunto abismo? Para resolver estas cuestiones habría que hacer un esfuerzo de cara a  captar una imagen imparcial de Syriza.

Por Pedro Ángel JIMÉNEZ MANZORRO

Bandera. Foto del autor

Da la impresión de que en los países mediterráneos, cuando nos damos de bruces con un problema importante, buscamos (y encontramos) antes culpables que soluciones. Desconocemos cuál será el origen, causa y esencia, es decir, el arjé (que no debemos confundir con el más moderno y sonoro aserejé) de ese taimado vicio y si tendrá solución en las generaciones venideras. Puede que tenga que  ver con nuestra educación religiosa y conciencia del pecado (Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa…) y la tradicional inutilidad de nuestros gobernantes para encontrar soluciones, a menudo contrarrestada con el feliz hallazgo de un chivo expiatorio. En estos casos siempre me acuerdo del ministro Sancho Rof diciendo, en los tiempos del síndrome del aceite tóxico, que el contagio se debía a un bichito, que si se caía de la mesa, se mataba y cómo en algunos pueblos llegaron a la conclusión de que al tal bichito lo transportaban los perros y consecuentemente, mataron a los canes del lugar. No es tan fino como el sacrificio de Ifigenia pero nos sirve como ejemplo.

Por Pedro Ángel JIMÉNEZ MANZORRO

Se vende [Foto del autor]

Las quimeras solo se hacen realidad cuando encuentran a alguien capaz de tomárselas en serio y eso precisamente aquí parece la mar de sencillo. (Te)Salónica cuenta con un importante puerto que ha visto cómo algunos hacían fortuna y a otros no les quedaba otra que partir a la aventura. Una de las ventajas de la globalización es que ahora no hay que viajar mucho para sentir las laceraciones de una larga travesía. No necesitas depositar tu confianza en un capitán sino  dejarte mecer suavemente por la marea del capital.

Nos cuentan que hace algunos años en (Te)Salónica la gente (impersonal) pedía al banco un crédito (personal) con el que compraba un apartamento distinto al que habitaba (una humilde garzoniera, justifica nuestro informante) con la idea de alquilarlo y usar la renta para pagar cada mes el crédito concedido; de esta forma sería el pobre inquilino quien le consiguiera poco a poco la propiedad del inmueble. ¡Estos griegos! ¿Cómo no se nos habrá ocurrido antes a nosotros? Al  parecer el problema radica en que hace algún tiempo a los supuestos inquilinos se los ha tragado el Leteo y la ciudad ha vomitado dos especies que ellos creen autóctonas: la de los apartamentos vacíos e impagados y la de los ciudadanos en apuros. No sabemos si será la única razón –nos tememos que no- pero esta capital muestra un monstruoso aspecto donde alternan edificios de distinta factura (seguro que alguna de ellas impagada) y solares abandonados, donde salta a la vista la ausencia de trazados urbanísticos y de servicios ciudadanos. Y trufándolo todo una miríada de comercios cerrados y abandonados entre los que destacan los de menor tamaño y aquellos que se nos antojan de carácter más tradicional. El rey Midas pasó por la ciudad pero en vez de ir tocando aquí y allá con su dedo de oro dejó escapar pesadamente algunas ventosidades.

Por Pedro Ángel JIMÉNEZ MANZORRO

Foto del autor

Tener el cerebro zocato tiene ataduras que son cadenas; una de ellas es no poder dejar de mirar a la izquierda con ilusión y con recelo a la derecha, lo que resulta relativamente útil para cruzar las calles con intenso tráfico rodado. Las tardes son peripatéticas en (Te)Salónica, seguramente desde que Aristóteles hollaba estos campos, a pesar de que el tiempo, el atmosférico, resulta extraño: sales a dar un paseo a la caída de la tarde con un calor que hace que defeques en tu propio ser y sin aviso alguno te sorprende una manta de agua, diríase enviada por el propio Zeus desde el vecino Monte Olimpo. Hemos indagado si los tesalonicenses tenían conocimiento de este fenómeno antes de la crisis; al parecer… sí, y desde siempre lo han llamado tormenta de verano.

Refugiados que estábamos de la que tocaba ayer, acertamos a ver un solitario cartel de KKE (Kommunistikó Kómma Elládas), el Partido Comunista Griego, de las últimas elecciones, en el que se advertía a la ciudadanía de que no se fiaran ni del PASOK ni de SÝRIZA. Se ve que los electores, si lo leyeron, lo entendieron solo a medias. En 2012 los griegos han celebrado (que ya es mucho celebrar) elecciones generales en dos meses seguidos (mayo y junio) cuya consecuencia última ha sido un gobierno de coalición del ganador de refilón (Nea Dimokratía, el partido conservador griego, 29.7%), del gran perdedor de las elecciones, (el PASOK, el partido socialista griego, 12.3%) y de un partido minoritario (DIMAR, Izquierda democrática, 6.3%). Su misión, aplicar la política de transformación económica, es decir, de restricciones sociales para permanecer en la Europa del euro. Nihil novum sub Sole. Pero de esto hablaremos otro día.

Por Pedro Ángel JIMÉNEZ MANZORRO

Pan, educación y libertad. Foto del autor

Normalmente el viajero que llega a Grecia quiere atisbar algo de su pasado, especialmente si es europeo y entendemos Europa en un sentido amplio y no excluyente. Por el contrario, el español que ahora traspasa sus fronteras intuye que además de reencontrar su pasado puede conocer parte de su futuro.

Cuando aceptamos el encargo de En Campo Abierto de estudiar in situ la evolución de la crisis griega quisimos que fuera algo más que unas vacaciones pagadas, aunque solo sirviera para calmar nuestras conciencias. A mí personalmente, dado mi exiguo nivel de griego, me preocupaba el hecho de cómo conectar, de a dónde dirigirme con mis cuitas, de cómo sonsacar, sin herir, las informaciones que necesitaba. No ha hecho falta mucho esfuerzo.

Por José GARCÍA GARCÍA

Cercano a los tres años de explosión de la crisis en Grecia, cuyas consecuencias se arrastran desde entonces, no viene mal recordar lo que ya muchos alertábamos sobre el suceso y la necesidad de tomarnos en serio aquella situación. Apuntábamos que con escepticismo podríamos mirar hacia otro lado, mientras los especuladores que convertían al mundo en un autentico casino, que no tenían ni tienen el más mínimo escrúpulo en apostar contra la solvencia o credibilidad de un país sin importarles que ello deje a millones de trabajadores sin su puesto de trabajo y que millones de familias pierdan sus hogares o que muchos ciudadanos y ciudadanas queden en el umbral de la pobreza, es decir, los tahúres de la miseria surgían poderosos y ganaban cifras millonarias.

Mientras tanto aquí  los partidos mayoritarios con “responsabilidad” de gobierno enfrascados (léase a cuento de corruptelas, insultos, descalificaciones o comentarios) en un rifirrafe de enojos forzados y sonrisas complacientes, se limitaban a repetir que “no somos Grecia” mostrando uno, Rodríguez Zapatero, su inutilidad como gobernante, y otro, Rajoy, su banal e irresponsable política de oposición, basada en hacer causa al gobierno socialista de cuantos males nos llegaban.

Carta abierta de Maria Negreponti-Delivani a la señora Christine Lagarde, secretaria general del FMI (en relación con su afirmación de que “los griegos no pagan impuestos”) 

Simon Dawson/Bloomberg

A pesar de sus grandes aires extremadamente ofensivos contra Grecia y los griegos, tan duramente puestos a prueba y a quienes usted reprocha no “pagar sus impuestos”, lo que explica su antipatía hacia ellos, al declararse más conmovida por “los niños de Nigeria” que por los niños griegos, quiero creer, señora Lagarde, que está usted mal informada. Y quiero creerlo, porque desde hace tiempo mantengo estrechas relaciones con Francia, sus universidades y mis numerosos colegas economistas; porque siento una profunda estima y una verdadera admiración por el pueblo francés, por su historia y su cultura.

Por todas estas razones, necesito encontrar una explicación a lo que le ha hecho olvidar, si tenemos en cuenta su posición, que usted se dirige a un miembro de pleno derecho de la Unión Europea y de la zona euro. Me permito también agregar que el apoyo moral dado día tras día a Grecia por parte de intelectuales franceses, escritores, estudiantes, analistas y numerosos medios de comunicación, así como las severas críticas a sus declaraciones por parte del Gobierno francés, constituyen para nosotros un atisbo de esperanza y una ayuda preciosa frente al genocidio económico y social que sufrimos en estos últimos dos años y medio.