Por Julián SÁNCHEZ-VIZCAÍNO

“La política cultural de la Generalitat cometió la torpeza de entender que sólo se tenía que dedicar a la normalización lingüística del catalán, sin asumir una posición con respecto al castellano. Esto produjo la impresión de que se creaban pautas lingüísticas para que el catalán se convirtiera en la lengua hegemónica. Se imponía la lógica de que Cataluña es una nación que tiene una lengua propia, que es el catalán. Pero, en cambio, se ignoraba o no se asumía que el castellano era una lengua totalmente viva, coexistente y cohabitante; que además se correspondía con casi el 50% de la población.”(1)

Por Javier ARISTU

Hace una semana anduvo por Sevilla Enric Juliana, uno de los más acreditados comentaristas de la actualidad política, periodista seguido con gran interés por una gran audiencia. Vino a participar en un debate vis a vis con José Rodríguez de la Borbolla, ex presidente de la Junta de Andalucía y en estos momentos exponente en Andalucía de una corriente de pensamiento político que se enfrenta radicalmente con el procés catalán y que viene a resumirse en el punzante concepto de Frente Unido Antijaponés. Si quieren averiguar en qué consiste ese frente lo pueden leer en el artículo que Borbolla publicó en El País el pasado 14 de septiembre. Juliana le contestó con una carta al director que, aun a pesar de su brevedad, no tiene desperdicio. Juliana se consideraba al final de dicha Carta, de forma irónica, un “amigo japonés”. Yo, modestamente, opiné sobre el artículo borbolliano (¿o borbollista?) y lo encuadré en el bloque de actitudes defensivas y encerradas en  el fondo del campo de juego, sin ánimo ni capacidad para idear nuevas salidas a un problema histórico complejo. Los italianos llaman a esta modalidad de fútbol catenaccio. Nosotros, los españoles, cerrojo.

Por Antonio SÁNCHEZ NIETO

Nunca la defensa de la democracia durante la transición congregó las multitudes que ahora moviliza la independencia en Cataluña. He visto miradas puras, extasiadas de alegría y esperanza, sintiéndose testigos de la aurora de un nuevo país; masas sonrientes a la luz de las velas cantando Els segadors o La Santa Espina , o marchando ordenadamente, entre un océano de banderas, tras sus autoridades políticas, representando un espectáculo de innegable emotividad: una multitud festiva y aseada que protagoniza una fiesta y no la tragedia que suele ambientar esos actos fundacionales. Un poble en marcha. Un espectáculo más que épico, lírico. Resistencia a lo Gandhi, pero sin desarrapados. Una imagen magnífica de guapa clase media.

Sindicalismo e independencia, según el Noi del Sucre

Por Juan JORGANES

En una literatura contemporánea en la que el trabajo nunca es el centro de la trama -y si aparece forma parte del paisaje, del telón de fondo-, resulta una novedad digna de reseñarse encontrar una novela en cuyo conflicto narrativo esté presente el trabajo y la protagonice un sindicalista.

Antonio Soler (Málaga, 1956) novela la biografía de Salvador Seguí, el Noi del Sucre, en Apóstoles y asesinos (Galaxia Gutenberg, 2016). Seguí formaría parte de la mitología sindical si tal cosa existiese. Sin duda fue una referencia en la Barcelona de las primeras décadas del siglo XX. Lo fue por su capacidad de liderazgo en las reivindicaciones laborales, por su trabajo organizativo y porque permanecen vivas sus teorías sobre el papel del sindicato, la unidad sindical, o la inseparabilidad de la presión y la negociación, que puede llevar al pacto. De la mano de Seguí asistimos a la fundación de la CNT como central sindical.

Por Julián SÁNCHEZ-VIZCAÍNO

La desconocida vida del abismo electoral catalán. 

Y parece que es en la zona hadal del electorado catalán donde radica la “última ratio” de las claves que determinarán el resultado de las elecciones del próximo 21 de diciembre, sin duda la fecha más importante en la historia reciente de Cataluña.

El comportamiento electoral que adoptará en esa jornada el microuniverso de catalanes y catalanas que hasta el momento han hecho del abstencionismo su pauta política de actuación es un enigma cuyo desvelamiento no parece estar al alcance de los pescadores de superficie, las empresas demoscópicas. Quizás por razones que no son de su entera responsabilidad, estas entidades no están en condiciones de llegar en sus catas hasta la profundidad final oceánica.

Por Francisco FLORES TRISTÁN

Últimamente la sensación que me producen las noticias de Cataluña es la de perplejidad. La primera vez que se produjo esa sensación fue en los días posteriores a la solemne proclamación de la República catalana el pasado 27 de octubre y la aprobación por el Senado de la aplicación del art. 155 en Cataluña. Por mi parte confieso que temí lo peor. Pensé que había llegado al fin el tan temido choque de trenes con su corolario de enfrentamientos callejeros y quizá episodios violentos derivados de una hipotética resistencia de los Mossos d’esquadra como ocurrió en octubre de 1934.

Por Javier ARISTU

José Rodríguez de la Borbolla fue el primer secretario general de la entonces llamada Federación Andaluza del PSOE, luego reconvertido por mor de las autonomías en PSOE de Andalucía. Fue la persona que sustituyó a Rafael Escuredo (1986) en la Presidencia de la Junta cuando éste dimitió. Borbolla, sin embargo, no se enrocó en una gestión simplemente descentralizada del gobierno socialista de Madrid sino que apostó desde su gobierno por una autonomía con plenas competencias y con igualdad de trato ante catalanes y vascos. Pepote, así llamado en sus círculos, trató de consolidar un poder político, en la Junta y en el partido, que no estuviera sujeto a las riendas de Alfonso Guerra. Aquella batalla la perdió y fue defenestrado de todos sus cargos. Luego, ha recorrido estas décadas de forma más o menos anónima, sin perder su fidelidad al partido que ayudó a fundar y jugando siempre con sus propias armas y tácticas. Es obediente al partido…pero suele hacer lo que le da la gana.

Por Javier ARISTU

En el actual, y fatal, debate sobre Cataluña los aspectos constitucionales, legales y jurídicos se están imponiendo sobre cualquier otra dimensión del problema. Es normal y lógico que cuando se trata de un “conflicto de territorios” la perspectiva jurídica sobrepase a otros ámbitos del conocimiento. De ahí que los constitucionalistas y otros profesionales del derecho sean nuestros comentaristas más usuales en los medios. Pero no es oro todo lo que reluce, es decir, debajo de ese conflicto territorial, a veces real y otras muy sobredimensionado, hay otra guerra, la social. En Cataluña se viene produciendo desde hace años un lento pero profundo proceso de cambio social que está desencuadernando y transformando la tradicional –desde 1960– sociedad catalana y que sin duda explica parte del actual desafío independentista.

Por Julián SÁNCHEZ-VIZCAÍNO

El inexplorado territorio que se abre con la aplicación del artículo 155 de la Constitución se ha convertido en un campo de debate entre políticos, juristas y analistas de todo tipo sobre el itinerario y la hoja de ruta que ha de seguirse, una vez puesta en marcha su ejecución inmediata.

Me atrevo a entrar en ese debate desde una perspectiva estrictamente jurídica, si es que esto es posible cuando se aborda una materia de Derecho Constitucional, guardándome para otra ocasión mi parecer en lo que se refiere a la oportunidad o conveniencia política del uso de dicho precepto constitucional de “último recurso” en este momento concreto.