Por Enrico BERLINGUER

Un día como hoy, hace  34 años, era enterrado en Roma Enrico Berlinguer, secretario general del PCI. Había muerto en Padua dos días antes tras sufrir un derrame cerebral mientras daba un mitin. Berlinguer hubiera cumplido hoy 96 años. Publicamos un extracto de su famoso discurso de 1977 ante la convención de los intelectuales comunistas en el que expuso una teoría sobre la austeridad, es decir, sobre otro modo de producir y consumir. Dicho texto dio en una magnífica síntesis los elementos necesarios para una concepción progresista sobre el falso desarrollo capitalista y ofreció elementos de análisis que todavía hoy son válidos para la izquierda. Las personas mueren pero las ideas permanecen.

Por JAVIER ARISTU

En mi última entrada en este blog cité a Berlinguer y su política de compromiso histórico para referirme a la actual situación española. Solo un lector con escasas dotes o con excesiva mala intención ha podido pensar que con esa referencia me refería a la necesidad de una gran coalición entre PSOE y PP. Nada que ver. Citando al dirigente italiano trataba de rescatar de la historia (1973) una de las reflexiones más lúcidas, poderosas y audaces hecha sobre los cambios culturales en las sociedades occidentales y la necesidad de una política de alianzas de amplio recorrido. Aquella política de compromiso histórico —que supuso uno de los debates más intensos en el interior del PCI— sabemos que fracasó. El asesinato de Moro, la política de la dirección de la Democracia Cristiana y, posiblemente, otras intervenciones ajenas a la política, provocaron que aquella orientación construida por Berlinguer no pudiera llegar a término. Pero muchos de los análisis y reflexiones que este proyectó en sus papeles siguen teniendo una evidente actualidad para gran parte de los países europeos, entre ellos el nuestro. No se trata de quedarse solo con la frase reductora —el “pacto con sectores que no son de la izquierda”— sino de entrar en la médula del análisis berlingueriano y comprender las razones que están tras el mismo. La sociedad italiana (y europea) de aquellos primeros años 70 ya no era la de los años 50. Y hoy sigue siendo una evidencia que esta sociedad de principios del siglo XXI es mucho más compleja y diversa aún que la de entonces. Cojamos, pues, no las hojas del rábano; quedémonos con la esencia y el espíritu de aquel análisis vertebrador de una nueva manera de pensar la política desde posiciones de izquierda.

Por Enrico BERLINGUER  [i]

Enrico Berlinguer

¿Cuál es el origen de la necesidad de ponernos a pensar y a trabajar sobre un proyecto de transformación de la sociedad que indique objetivos y metas a perseguir y alcanzar en los próximos tres o cuatro años, pero que se traduzcan en hechos, disposiciones y medidas inmediatas que señalen su puesta en marcha?

Esta necesidad nace de la consciencia de que hay que darle un sentido y una finalidad a la política de austeridad que es una opción obligada y duradera y, al mismo tiempo, una condición de salvación para los pueblos de Occidente en general, y especialmente para el pueblo italiano.