Por Fernando ROCHA

Foto: Jürg Dalkkas

“Ayudar a las y los jóvenes a tener un buen comienzo contribuye a favorecer que sus trayectorias laborales sigan la vía del trabajo decente. Cuanto más tiempo lleva emprender esa vía, o si no existe tal vía, más difícil resulta el desafío. Desde esta premisa, el debate que se plantea a la sociedades europeas es si la salida de la crisis para las personas jóvenes debe realizarse en términos de más precariedad −”cualquier empleo es mejor que ningún empleo”− o si deben ponerse en cambio todos los medios necesarios para favorecer su emancipación y unas condiciones dignas de vida y trabajo”

Tras cuatro años de crisis, el deterioro del mercado de trabajo en España ha alcanzado proporciones dramáticas. Ello se manifiesta principalmente en la situación del desempleo, que en la actualidad afecta a un volumen de 5,69 millones de personas (16-64 años) y registra una tasa del 24,8% (EPA, segundo trimestre de 2012). Las proyecciones tanto de ámbito nacional como internacional apuntan a la continuidad de la recesión en España durante este año y el próximo, lo que contribuirá a un agravamiento del desempleo.

El significativo declive del desempleo en España no afectado por igual a todos los tramos de edad de la población, siendo las personas jóvenes el grupo más afectado. El resultado es que, entre las personas menores de 25 años, casi un millón están desempleadas y su tasa de desempleo ha ascendido al 53%. En relación a los “jóvenes adultos” (25-29 años), la EPA contabiliza 800 mil personas desempleadas y una tasa de paro del 31% (EPA, segundo trimestre).

Las políticas de empleo pueden jugar un papel relevante en la crisis actual ya que tienen un impacto positivo −aunque limitado −en la reducción del paro y el aumento de la ocupación. Su impacto depende sin embargo del desarrollo de otras políticas −como la adopción de políticas macroeconómicas de estímulo a la actividad productiva, las políticas industriales, educativas y de fomento de la innovación− que contribuyan a dinamizar la recuperación de la actividad económica en los diferentes sectores productivos.

Por Jordi GRACIA

El profesor catalán y teórico de la cultura y literatura Jordi Gracia publicó hace días esta reflexión sobre la coyuntura y perspectivas en Cataluña. Por su interés y altura de miras nos ha parecido muy conveniente traducirla y publicarla a fin de que nuestros lectores puedan tener más perspectivas sobre la deriva catalana.

No solo la izquierda catalana, sino toda la izquierda europea se encuentra en un marasmo ideológico profundo desde hace años: mustia y un poco demasiado desnutrida. Pero la izquierda catalana aún un poco más, por una cantidad de razones limitada y analizable históricamente. No es cuestión de tratar eso ahora, o no es lo que quiero desarrollar en este artículo. Más bien al contrario: el reconocimiento del desconcierto político e ideológico de la izquierda catalana —pero también española— ha de ser la base reflexiva para aquellos que seguimos creyendo en un proyecto ideológico de izquierdas. ¿Hay todavía políticas e ideologías identificables con una izquierda progresista, más allá de lo que digan los eslóganes electorales de los partidos? ¿Qué es en Cataluña ser progresista? ¿Tiene perfil propio la izquierda a la hora de establecer el mapa jerárquico de criterios y valores, no ilimitadamente modelable? ¿Cómo se puede meter dentro de la izquierda la convicción independentista?

Porque, además de los problemas generales, la izquierda catalana tiene uno propio que no es nuevo: necesita una respuesta teórica y práctica a la evolución que ha vivido el independentismo catalán en los dos últimos años, con su momento epifánico el último once de septiembre.

Su clarificación ideológica y su ubicación en el eje federalismo / independentismo debe ser solidario en su diseño íntimo y mediático como opción de poder y, por lo tanto, capaz de conectar con bases potenciales desmotivadas o simplemente olvidadas y desentendidas. La manifestación, de hecho, no lo ha cambiado todo: repentinamente ha hecho evidente lo que era latente e implícito, y también bastante obvio en numerosísimas declaraciones parlamentarias y mediáticas de buena parte del arco parlamentario catalán. También en la izquierda, es decir, también en el PSC y en ICV. ¿Y en ERC?

Por Luke MARTELL

Ed Milliband

Una mirada al Reino Unido no viene mal cuando hablamos del futuro de Europa. Tras la conferencia de otoño del partido Laborista publicamos este análisis de Luke Martell, profesor de Sociología política en Sussex University, sobre la nueva orientación del PL.

Se le ha solido acusar a Ed Milliband,  lider del Partido Laborista británico, de ser flojo y torpe en los discursos pero fácil y más conversacional en las interacciones. Si nos guiamos por las populares entrevistas en televisión la mitad de la población del Reino Unido ni siquiera sabe quién es.

Por eso esta semana cambió su enfoque en el discurso del líder en la conferencia anual del partido. Lo memorizó, abandonó las notas y el teleprompter, y se entregó con fluidez durante una hora, con la participación de la audiencia. Se le ha acusado de estar ausente durante las últimas semanas. No es de extrañar. Ha debido de tener un centenar de ensayos frente al espejo.

Estilísticamente funcionó. Los expertos consideran que expuso “un discurso humano”. Lo hizo bien viniendo de un chico normal de una escuela integrada de Londres, opuesto a esos chicos pijos del gobierno que quieren atacar a los pensionistas para financiar los recortes de impuestos en su propio beneficio. Hizo reír a la gente y habló con pasión.

Por Javier VELASCO

Foto: Aeternitas
La búsqueda de una explicación plausible para construirme una opinión sobre el origen y  consecuencias de la crisis me está llevando, gracias al tiempo que me  da mi jubilación, a un recorrido de lecturas que cubren un panorama que intento me dé explicaciones múltiples. Así, en el sentido propiamente económico, descubro que franceses y norteamericanos son los que más satisfacen las exigencias de rigor y calidad en esa búsqueda de respuesta. Y me estoy refiriendo a gente que tiene una visión de izquierdas y no. También me ha llevado a lecturas fundamentales, como las que explican el comportamiento y la cultura. Todo lo veo como un conjunto, pero entre ellas el fenómeno que más me llama la atención es el desarrollo tecnológico, que está teniendo consecuencias devastadoras en muchos sentidos. Uno de los blogs que siempre leo es Econfuture, del ingeniero informático y empresario californiano  de Silicon Valley, Martin Ford. Fantástico.
Este ingeniero norteamericano es un luchador infatigable en la batalla por dar a conocer el carácter alienante, embrutecedor y aniquilador de la tecnología realmente existente  para el mundo del empleo y para la condición humana. Aquí os traigo una ¨traducción imaginativa” que he realizado, para que se pueda ver el efecto de la innovación tecnológica sobre la vida de las personas y sobre los sistemas políticos.
De lo que aquí se dice se puede deducir que la crisis tiene su origen en una sobresaturación de la demanda en los países desarrollados alrededor de los años 60, que tuvo como respuesta la aplicación de un modelo basado en las tecnologías de la información y que, al incrementar la productividad y al posibilitar que la actividad económica se situase en todo el planeta, produjo ingentes beneficios a China y otros países del Pacífico, países productores de petróleo y grandes empresas. La enorme liquidez que se obtuvo (apoyada, además, por una política monetaria expansiva en los EEUU)  y el relacionado debilitamiento de la renta de los trabajadores, creó una masa de dinero en busca de colocación lo cual produjo la especulación financiera en los valores de empresas tecnológicas cotizadas en bolsa, primero,  y, visto su fracaso, la especulación en el único sector que quedaba: el inmobiliario. Es, por tanto, el agotamiento del modelo de crecimiento en los países desarrollados en conjunción con una tecnología específicamente hecha para poder salvar el sistema, la causa fundamental de una crisis que, al ser total, solo puede solucionarse totalmente.
Traigo aquí dos experiencias descritas por Martin Ford (aunque yo morcillee un poco, pero sin cambiar el sentido) que nos ilustran el impacto de estas tecnologías y nos ilustran sobre algo que parece obvio con estos ejemplos: la innovación tecnológica que se está produciendo agrava la crisis económica y humana. Hay que cambiar la estrategia tecnológica y hacerla útil a unos fines de mayor igualdad y estabilidad. Pero para hablar de eso hay que dedicar más tiempo y espacio.
Ahora os paso con Martin Ford en un análisis del sector servicios, más concretamente el de comida rápida, y en una reflexión sobre China. Creo que sus observaciones sugerentes.

Robótica en la comida rápida- Una puesta al día

Martin FordEconfuture1 Oct, 2012

En junio pasado, escribí un post que sugería que la automatización de comida rápida podría tener un gran  impacto  en los  empleos de bajos salarios.

Millones de personas tienen salarios bajos, a menudo a tiempo parcial, en  puestos de trabajo situados en  la industria de  comida rápida. Históricamente, los bajos salarios, los pocos beneficios y una alta tasa de rotación, han contribuido a que se abran muchos pequeños negocios  de comida rápida. Estos trabajos, junto con otros puestos de baja cualificación en el comercio minorista, proporcionan una especie de red de seguridad para los trabajadores con pocas opciones de empleo.

Por Jürgen HABERMAS

Ofrecemos a continuación la traducción de un artículo del filósofo Jurgen Habermas acerca de la actual situación en Europa. Desde una perspectiva filosófica del derecho, el profesor Habermas analiza los actuales problemas en la Unión europea que están dañando la soberanía de los estados y la voluntad democrática de los ciudadanos. O dictadura de mercados o mayor soberanía a las instancias políticas europeas, es decir, a la Unión europea. Mientras la política se somete a los imperativos del mercado tomando nota del aumento de la desigualdad social, los mecanismos sistémicos se sustraen cada vez más a la influencia intencional del derecho democráticamente establecido. No se podrá anular esta tendencia—si alguna vez es posible— sin acometer la construcción de una verdadera Unión política europea.

Hoy las necesidades económicas nos sitúan ante la alternativa de dañar irreparablemente la Unión europea o reforzarla.

¿Dañar, con el abandono de la moneda común, el proyecto de unión europea concebido tras la guerra o hacer progresar la unión política —sobre todo en la eurozona— legitimando democráticamente las transferencias de competencias más allá de las fronteras nacionales? No se puede evitar una cosa sin querer la otra.

Consideremos en primer lugar el trasfondo histórico. Para una República Federal Alemana con la pesada carga moral y política que soporta, el impulso de la unificación europea era recomendable por razones de inteligencia política, para poder recuperar la reputación internacional destruida con sus propias manos. A su vez, la inclusión en Europa ha sido el contexto en el que se ha formado su autocomprensión liberal la República Federal. Sobre esta base, tras la reunificación (con 17 millones de ciudadanos provenientes de otra socialización política) se ha instaurado la costumbre de una cierta normalidad de Estado nacional. Ahora ésta es desafiada. El eco del papel-guía que por motivos demográficos y económicos toca hoy a la RFA no sólo despierta espectros históricos sino que implica también para nosotros la tentación de un bricolaje nacional. La respuesta a todo esto ha sido el mantenimiento de la política de cauta cooperación practicada en la vieja República Federal: “Alemania en Europa”.

Por Javier ARISTU

Foto: Claudio Álvarez EL PAÍS

Estamos asistiendo, en vivo y en directo, sin duda a acontecimientos muy importantes relacionados con el desarrollo de la democracia española. Dentro de un tiempo no muy largo los periódicos y hemerotecas citarán estas semanas y estos sucesos como señales de lo que estaba pasando. Miles de personas salen casi semanalmente a la calle para protestar. Simplemente eso, para protestar, lo cual no es un poco con lo que está cayendo. Los sindicatos han organizado en los últimos veinte meses manifestaciones que hacía bastantes años no conocíamos, por su potencia de masas y por la convergencia de intereses. No era un problema de la crisis de la minería, o de la reconversión de un sector concreto, lo que ha sacado a la militancia sindical y a los trabajadores a la calle. Ha sido la agresión a las conquistas sociales de nuestra democracia lo que hace que cientos de miles de españoles, desde Vigo a Murcia y desde Girona a Huelva, y sin tener muchos de ellos carnets sindicales, se echen a la calle a protestar y exigir un cambio de rumbo en la política.

De eso estamos hablando, de un cambio de rumbo en la dirección de la política española y, por extensión, europea. No se trata de hacer comparaciones con otras épocas que, por otra parte, no valen dadas las diferencias sustanciales entre aquellos tiempos y estos, entre la tipología de aquellos cambios y estos. Es lugar común decir que lo que está pasando en estos años, desde el comienzo de la crisis en 2008, supone un cambio estructural, de fondo, de todo el arco de relaciones sociales y económicas que se había venido estableciendo desde mediados del siglo XX (en España bastante más tarde). Posiblemente es así. El desmantelamiento del clásico estado del bienestar —cuya demolición comenzó hace más tiempo, en la época de Thatcher y los neocon— es hoy la hoja de ruta de los vértices del poder político europeo establecido en las leyes, es decir, los gobiernos nacionales, la Comisión Europea, la propia Unión. No hablemos del verdadero y sustraído al control democrático poder económico y social que está marcando de verdad el ritmo y la orientación de los cambios. Como se ha dicho ya repetidas veces y por numerosos teóricos de la izquierda, estamos en la fase de destrucción de los muros de defensa de la sociedad solidaria para intentar construir un  modelo alternativo basado en un concepto darwinista de la dinámica social. Y este modelo no se basaría sobre un pacto de intereses sociales, donde unos y otros ceden y acuerdan, sino que pretende literalmente ser impuesto al conjunto de la sociedad a través de los mecanismos que las instituciones creadas en este largo proceso de construcción europea han ido desarrollando.

Por Antonio SÁNCHEZ NIETO

 Esta reflexión, irónica, aguda y escéptica, nos la reenvía nuestro colaborador Javier Velasco. Merece la pena perder unos minutos para leerla, aunque estos tiempos no estén para la melancolía. 
Foto: Imagen en acción

Ser de izquierdas significa que no te gusta este mundo y quieres cambiarlo. Pero para cambiarlo tienes que conocerlo. Implica aprender que todo es complejo y que lo obvio suele ser mentira. Y una vez que lo descubres tienes que explicarlo… ¡casi na!

En el mundo de derechas todo es claro y obvio: Lo mío es mío y nadie me puede obligar a ser solidario; somos ricos porque somos listos y trabajadores, mientras los pobres son perdedores natos por vagos; la crisis se produce porque hay un montón de funcionarios que nos chupan la sangre; yo no tengo obligaciones nada más que con mi familia; los moros son sucios, traidores y misóginos, etc... ¡Es todo tan natural! Pensando así te encuentras seguro y risueño. Y cuando la cosa no está tan clara se recurre a la Autoridad (a menudo religiosa) que te resuelve el problema porque es la que sabe y puede. Ser de derechas es gratificante.

Ser de izquierdas implica estar sumido en la cultura de la duda  y la desconfianza respecto a lo establecido (lo natural) como método para cambiarlo. Eso te hace aparecer como aguafiestas, huraño y resentido. Decididamente antipático.

Por José GARCÍA GARCÍA

Foto: Carlos M. González

Las nuevas tecnologías de la comunicación nos permiten, como es el caso de internet, compartir información y opiniones  así como conocer de inmediato, cuando no “in situ”, qué está ocurriendo al otro del mundo, haciendo casi imposible ocultar lo que acontece a nuestro alrededor. Si este efecto lo podemos situar en la parte positiva de la balanza hay otros efectos que se han de colocar  en la parte negativa de la misma. Me refiero a que ante éste flujo, esta globalización de la noticia, sistemáticamente damos por buena cualquier información que nos llega por la red o a través del correo y reenviamos sin constatar e incluso a veces sin pararnos a leer. De esta forma y en medio de grandes campañas mediáticas crean una corriente de opinión que terminamos haciéndola nuestra como en el caso de la credibilidad de los políticos en nuestro país (aunque algunos han dado razones suficientes para ganarse dicho descredito).

Es precisamente en medio de esta crisis cuando lanzan la noticia de que somos el país que más políticos tiene, en concreto 445.568. Esta afirmación, además de no ser verdad, es tremendamente peligrosa, porque tergiversa la realidad y desvía la atención de los verdaderos problemas, mientras el gobierno sigue haciendo y deshaciendo a su antojo y  muestra una irresponsable falta de respeto al sistema democrático.