Por Javier ARISTU

Foto: Claudio Álvarez EL PAÍS

Estamos asistiendo, en vivo y en directo, sin duda a acontecimientos muy importantes relacionados con el desarrollo de la democracia española. Dentro de un tiempo no muy largo los periódicos y hemerotecas citarán estas semanas y estos sucesos como señales de lo que estaba pasando. Miles de personas salen casi semanalmente a la calle para protestar. Simplemente eso, para protestar, lo cual no es un poco con lo que está cayendo. Los sindicatos han organizado en los últimos veinte meses manifestaciones que hacía bastantes años no conocíamos, por su potencia de masas y por la convergencia de intereses. No era un problema de la crisis de la minería, o de la reconversión de un sector concreto, lo que ha sacado a la militancia sindical y a los trabajadores a la calle. Ha sido la agresión a las conquistas sociales de nuestra democracia lo que hace que cientos de miles de españoles, desde Vigo a Murcia y desde Girona a Huelva, y sin tener muchos de ellos carnets sindicales, se echen a la calle a protestar y exigir un cambio de rumbo en la política.

De eso estamos hablando, de un cambio de rumbo en la dirección de la política española y, por extensión, europea. No se trata de hacer comparaciones con otras épocas que, por otra parte, no valen dadas las diferencias sustanciales entre aquellos tiempos y estos, entre la tipología de aquellos cambios y estos. Es lugar común decir que lo que está pasando en estos años, desde el comienzo de la crisis en 2008, supone un cambio estructural, de fondo, de todo el arco de relaciones sociales y económicas que se había venido estableciendo desde mediados del siglo XX (en España bastante más tarde). Posiblemente es así. El desmantelamiento del clásico estado del bienestar —cuya demolición comenzó hace más tiempo, en la época de Thatcher y los neocon— es hoy la hoja de ruta de los vértices del poder político europeo establecido en las leyes, es decir, los gobiernos nacionales, la Comisión Europea, la propia Unión. No hablemos del verdadero y sustraído al control democrático poder económico y social que está marcando de verdad el ritmo y la orientación de los cambios. Como se ha dicho ya repetidas veces y por numerosos teóricos de la izquierda, estamos en la fase de destrucción de los muros de defensa de la sociedad solidaria para intentar construir un  modelo alternativo basado en un concepto darwinista de la dinámica social. Y este modelo no se basaría sobre un pacto de intereses sociales, donde unos y otros ceden y acuerdan, sino que pretende literalmente ser impuesto al conjunto de la sociedad a través de los mecanismos que las instituciones creadas en este largo proceso de construcción europea han ido desarrollando.

Por Antonio SÁNCHEZ NIETO

 Esta reflexión, irónica, aguda y escéptica, nos la reenvía nuestro colaborador Javier Velasco. Merece la pena perder unos minutos para leerla, aunque estos tiempos no estén para la melancolía. 
Foto: Imagen en acción

Ser de izquierdas significa que no te gusta este mundo y quieres cambiarlo. Pero para cambiarlo tienes que conocerlo. Implica aprender que todo es complejo y que lo obvio suele ser mentira. Y una vez que lo descubres tienes que explicarlo… ¡casi na!

En el mundo de derechas todo es claro y obvio: Lo mío es mío y nadie me puede obligar a ser solidario; somos ricos porque somos listos y trabajadores, mientras los pobres son perdedores natos por vagos; la crisis se produce porque hay un montón de funcionarios que nos chupan la sangre; yo no tengo obligaciones nada más que con mi familia; los moros son sucios, traidores y misóginos, etc... ¡Es todo tan natural! Pensando así te encuentras seguro y risueño. Y cuando la cosa no está tan clara se recurre a la Autoridad (a menudo religiosa) que te resuelve el problema porque es la que sabe y puede. Ser de derechas es gratificante.

Ser de izquierdas implica estar sumido en la cultura de la duda  y la desconfianza respecto a lo establecido (lo natural) como método para cambiarlo. Eso te hace aparecer como aguafiestas, huraño y resentido. Decididamente antipático.

Por José GARCÍA GARCÍA

Foto: Carlos M. González

Las nuevas tecnologías de la comunicación nos permiten, como es el caso de internet, compartir información y opiniones  así como conocer de inmediato, cuando no “in situ”, qué está ocurriendo al otro del mundo, haciendo casi imposible ocultar lo que acontece a nuestro alrededor. Si este efecto lo podemos situar en la parte positiva de la balanza hay otros efectos que se han de colocar  en la parte negativa de la misma. Me refiero a que ante éste flujo, esta globalización de la noticia, sistemáticamente damos por buena cualquier información que nos llega por la red o a través del correo y reenviamos sin constatar e incluso a veces sin pararnos a leer. De esta forma y en medio de grandes campañas mediáticas crean una corriente de opinión que terminamos haciéndola nuestra como en el caso de la credibilidad de los políticos en nuestro país (aunque algunos han dado razones suficientes para ganarse dicho descredito).

Es precisamente en medio de esta crisis cuando lanzan la noticia de que somos el país que más políticos tiene, en concreto 445.568. Esta afirmación, además de no ser verdad, es tremendamente peligrosa, porque tergiversa la realidad y desvía la atención de los verdaderos problemas, mientras el gobierno sigue haciendo y deshaciendo a su antojo y  muestra una irresponsable falta de respeto al sistema democrático.

Por Carlos ARENAS POSADAS

 



Querido José Luis:

Aunque no lo escribí yo, hago mío el contenido de las líneas que aparecen en la entradilla a mi intervención en el blog que titulé “la burguesía nos conduce al paraíso”. En ella se ponía de mi cosecha que cuando oigo nación, nacionalismos, los nacionales, se me desestabilizan los nervios. Convendrás conmigo que, sin otros matices, algún tipo de prevención y miedo producen esos términos, y a la historia me remito. Son términos que encierran un más o menos soterrado grado de exclusividad, de privilegio, de violencia; legitiman con ideales holísticos, intereses muy particulares. Y no lo digo porque lo haya leído; también donde vivo abomino de un nacionalismo menor, de vía estrecha, pero no menos retrógrado y potencialmente agresivo: el sevillanismo.

Yendo a los matices, me hablas de otra Cataluña, de otros catalanes. No hace falta que me convenzas. Te contaré: yo obtuve la licenciatura de Historia en la universidad de Barcelona, allá por los primeros años setenta. Formaba parte de un grupo de estudiantes sevillanos y andaluces que escapábamos de la “burricie” de las universidades locales. Como  alumnos libres que éramos, sólo acudíamos a los exámenes; un tiempo más que suficiente para aprender mucho, sin embargo. De la mano de nuestro amigo y profesor de aquella Carlos Martínez Shaw tuvimos largas charlas con profesores como Fontana, Nadal, Termes, con Manolo Vázquez Montalbán, con dirigentes del PSUC, de Bandera, de CCOO, de las asociaciones vecinales de Tarrasa, Sabadell, Hospitalet, etc. No he aprendido en mi vida tanto en tan poco tiempo. Eran una bocanada de aire fresco la que recibía por la amplitud de sus análisis, y también un ejemplo vivo de algo que faltaba en el sur: coraje cívico. Transmitían algo que a nosotros nos parecía lejano: que era posible acabar con el régimen, que un estado de libertad plena e igualdad social era posible. Tú estarías ya por allí, y hasta es posible que nos presentaran.

López Bulla responde al artículo de Javier Aristu De asimetrías, naciones y regiones.
Querido Javier:
Nada tengo que objetar a la ñ ¡bastante trabajo me costó escribirla cuando era niño chico en aquellas libretillas de palotes bajo la severa mirada de don José Viera, maestro nacional, en Santa Fe, capital dela Vega de Granada. Es más, me parece más lógico que Cataluña así se escriba, cuando se hace en castellano con esa letra inmarcesible que lo que sucede en los libros de estilo en catalán que ponen Córdova por Córdoba u Oriola por Orihuela.
Tengo para mí que coincidimos en cosas muy importantes: las que tú señalas cuando referencias algunas partes de lo que he escrito. Esto es, el papel de la derecha catalana, su alianza (estratégica en la cuestión social y económica) con la derecha carpetovetónica y el papel de la gauche qui pleure en Catalunya. Hay, no obstante, un momento de tu escrito en el que tengo un fuerte desencuentro.  Es el siguiente:   “Superando también ese constructo de nacionalidades y regiones que genera una visión del estado de  España … “. Intentaré explicarme.

Por Lluis CASAS

Para evitar errores de interpretación de algún hipotético lector despistado pero experto en historia antigua o aficionado al nuevo cine que no lo es, eso de los cuatrocientos del título no es un error técnico, puesto que nada tiene que ver ni con Esparta, ni con Persia, ni con Leónidas. Los cuatrocientos es la cifra mágica (mágica porque no hay estudio sociológico actualizado sobre ello) que indica quién “remena les cireres” [mueve el cotarro] en esta Catalunya  ya sea independentista o pactista fiscal.
Entiendan bien que se trata de una metáfora. Cuatrocientos en letras no es matemática, sino, tal vez, poesía. Una poesía que nos indica el oligopolio del poder real en Catalunya, que siempre se ha vanagloriado de una dispersión del poder, económico, político, social, cultural, que la hacía pensar que era una sociedad mucho más democrática y compresiva que otras de más allá del Ebro.
Ciertamente, la historia de la Catalunya moderna es distinta a la del casi resto del estado (pongo por testimonio a Pierre Vilar) y con una apariencia que parece real y que a menudo lo ha sido o lo es. Catalunya ha representado un papel de sociedad moderada, relativamente igualitaria (pero menos que Euskadi) y mucho más dispuesta al reparto de beneficios y al respeto de los limes imaginados entre unos y otros.
Si esto ha sido más o menos así, no lo ha sido por milagro, por idiosincrasia o por tener el Mediterráneo a las puertas. Si lo ha sido, si lo ha parecido, es por causa del impulso del comercio, de la industria y de los movimientos obreros, campesinos y sociales que arrancaron de ahí.

Por Javier ARISTU

Foto: todogaceta

Amigos de Cataluña: Una nota previa de profesor con mono. He estado pensando si escribir Catalunya o Cataluña. Sé que podría ser más cortés y educado con vosotros si escribo la primera, con [ny], como es en catalán, pero creo que debo ser honesto conmigo mismo y con mi lengua castellana, donde no existe la  grafía [ny] y, además, tenemos una grafía [ñ] que no la tiene ninguna otra lengua así que seguiré escribiendo Cataluña. Nos consuela saber que el fonema sí es el mismo.

Continúo con la reflexión abierta y sigo por mi senda, la de la reflexión política o cultural, aquella en la que mis débiles neuronas se mueven mejor. Los asuntos económicos los dejo a más ilustres cabezas sabiendo que constituyen el núcleo duro de la actual polémica entre Cataluña y España.

Parece que estamos de acuerdo en que el reciente estallido del nacionalismo catalán y su deriva independentista tiene que ver con la nefasta decisión del Tribunal Constitucional de julio de 2010. Es humillante, sin duda, que tras todo un debate parlamentario en Cataluña y en las Cortes españolas, y tras un referéndum aprobatorio en Cataluña venga un tribunal de personas designadas por los propios partidos, y cuya designación ha dependido, en la mayor parte de los casos, de la afinidad con los partidos dominantes del sistema político, a anular parte del articulado del Estatut. Es indudable que cualquier catalán se ha podido sentir agredido: ¿para qué nuestras instituciones políticas representativas, las catalanas y las del estado, si luego existe un grupo de 12 personas que más que proteger la Constitución parece que sancionan la última palabra de la política? Por tanto, no podemos sino estar de acuerdo en que de aquellos lodos estos barros. Podemos imaginar que la situación política en Cataluña y en España sería harto distinta hoy si el TC hubiera dado por constitucional los artículos de marras del Estatut.

Por Jaume PUIG I TERRADES

El amigo Jaume Puig fue durante años secretario general de CC.OO. del Maresme (Mataró) y miembro de la Ejecutiva de CC.OO. de Catalunya. Con este texto entra de lleno en nuestra Conversación sobre Cataluña.

¿Es Cataluña mayoritaria y definitivamente independentista? ¿El nacionalismo catalán ha modificado su paradigma? ¿Los sindicatos y la izquierda también son ahora nacionalistas?¿Qua ha cambiado sustancialmente, para que, lo que antes era obra de unos cuantos centenares de manifestantes en esta ocasión hayan sido más de un millón? Podríamos añadir más interrogantes, pero, si soy capaz de responder a los enunciados, me daré por satisfecho.
No sabemos si los catalanes, en el sentido que los definía Jordi Pujol, “Es catalán todo el que vive y trabaja en Cataluña” se han vuelto mayoritariamente independentistas. Esto no lo podremos saber hasta el día que los ciudadanos seamos consultados con todas las garantías democráticas. Lo que sabemos hasta hoy es lo que la demoscopia nos indica: que el sentimiento independentista ha crecido considerablemente en los últimos meses. Una expresión de este crecimiento es la masiva manifestación del pasado 11S con la explosión de banderas independentistas que han sustituido la clásica senyera, que por cierto está presente en el escudo de España.