Por Carlos ARENAS POSADAS

Uno de los conceptos más útiles de la moderna ciencia económica es el de la “dependencia de la trayectoria”;  viene a querer decir, grosso modo, que las sociedades circulan por unos raíles construidos en el remoto pasado y, aunque cada vez más difusos, aún marcan el itinerario que seguirán en el futuro a menos que sean destruidos si se considera que conducen por una vía muerta.

Esas vías eran y son el entramado institucional de leyes, normas, valores, creencias, etc., que marcan las conductas de los pueblos. Son instituciones que han sido creadas por las élites dominantes a lo largo de la historia, que han sido impuestas o consensuadas, cambiadas o levemente modificadas por ellas -“para que todo siga igual” que diría el príncipe Salina-,  en las malas coyunturas o en las crisis sistémicas de su dominación. Los raíles por los que circulamos son, en última instancia, el resultado de la pugna de intereses entre los distintos sectores sociales a lo largo del tiempo.

Anuncios

Por Pedro Ángel JIMÉNEZ MANZORRO

Pan, educación y libertad. Foto del autor

Normalmente el viajero que llega a Grecia quiere atisbar algo de su pasado, especialmente si es europeo y entendemos Europa en un sentido amplio y no excluyente. Por el contrario, el español que ahora traspasa sus fronteras intuye que además de reencontrar su pasado puede conocer parte de su futuro.

Cuando aceptamos el encargo de En Campo Abierto de estudiar in situ la evolución de la crisis griega quisimos que fuera algo más que unas vacaciones pagadas, aunque solo sirviera para calmar nuestras conciencias. A mí personalmente, dado mi exiguo nivel de griego, me preocupaba el hecho de cómo conectar, de a dónde dirigirme con mis cuitas, de cómo sonsacar, sin herir, las informaciones que necesitaba. No ha hecho falta mucho esfuerzo.

A propósito de Las sierpesrelato de Carlos Arenas Posadas

Por Javier ARISTU

En enero de 1920 el conocido arquitecto Aníbal González es víctima de un atentado a  las puertas de su propia casa, en la calle Almirante Ulloa, cerca de la Campana, en Sevilla. Sale indemne del mismo. Un periodista del diario El Liberal recoge la noticia y comienza a investigar sobre la misma. Un ayudante llamado Antoñito, enano y de edad indefinida, el habitual recadero de las redacciones de los periódicos de entonces, le acompaña al lugar para averiguar los hechos. Así comienza Las sierpes, el reciente relato de Carlos Arenas Posadas, publicado por la editorial  Atrapasueños con un aclaratorio subtítulo: Memorias de un periodista republicano. Porque de eso se trata, de contar a través de la memoria del narrador hechos ocurridos quince años antes, recurso literario que le permite al autor acometer con objetividad y cierto distanciamiento de historiador los hechos, circunstancias y acontecimientos que jalonan la historia de la ciudad de Sevilla en el bienio 1920-1921, años de primordial importancia para comprender lo que vino después y para poder captar una imagen certera incluso de la Sevilla de hoy. Protagonista y narrador se confunden en una misma perspectiva, la del narrador en primera persona que, como testigo, cuenta los sucesos que pasan por delante del mismo.

¿Cuáles son esos sucesos? El lector los debe examinar por sí mismo pero no soy desleal si resumo los principales que, por otra parte, están en los libros de historia de España. Recordemos que Aníbal González es el arquitecto que da estilo y figura a la Sevilla de la Exposición de 1929, esa Sevilla regionalista que todavía hoy aparece como dominante en la iconografía turística. Tras su atentado se esconden una maraña de huelgas de los trabajadores de la construcción, detenciones masivas y provocaciones policiales contra los mismos, trata de menores para la prostitución donde la buena sociedad sevillana se halla metida, conspiraciones políticas en las que vemos a personajes de nuestra crónica actuar al calor de las presiones sociales por la vivienda, el agua o la tasa de la electricidad recién instalada en los hogares. Anarquistas ingenuos o violentos, sindicalistas protocomunistas, republicanos y masones, arzobispos hipócritas, gobernadores civiles corruptos, aristócratas con apellidos todavía repetidos en las actuales crónicas de sociedad, toreros sin éxito que luego derivarán en carniceros de derrotados rojos, periodistas honrados y periodistas cínicos, capitanes, comandantes y coroneles que luego serán lamentablemente conocidos generales y generalísimos de nuestra desgraciada historia y que deambulan pegando tiros entre las montañas del Rif y marcando figura en los bailes de la sociedad sevillana … en fin, toda una extensa galería de personajes que pobló aquella Sevilla que se modelaba de una cierta manera entre el fin de la primera gran guerra europea y la tragedia de 1936.

Foto montaje: PIX-JOCKEY

Por Carlos ARENAS POSADAS

Empezaremos negando la mayor. A pesar de que las economías se homogeneícen en su funcionamiento, de que las políticas monetarias y fiscales de carácter nacional hayan desaparecido o tiendan a desaparecer en Europa, de que las barreras arancelarias o financieras se hayan esfumado en todo el globo, etc., todavía existen elementos de competitividad, de diferenciación entre países, que explican los niveles de riqueza. Esas diferencias son institucionales, son las formadas por el conjunto de reglas y normas formales e informales, históricamente arraigadas, que son propias a cada nación.

La señora Merkel lo tiene claro, está haciendo a Alemania, supuesta portadora de los valores calvinistas del sacrificio, el ahorro y el trabajo, el país que marque el destino de Europa; en especial de los países del sur, los llamados malévolamente PIGS, donde predominan la fiesta y la siesta. Ese discurso ha calado en el pueblo alemán en el que aún soplan vientos de irredentismo tras dos derrotas militares en sendas guerras mundiales. Todavía tengo presente la conversación con un amigo alemán acerca de la cuantía de la deuda española y de la incoherencia de castigar de esa manera a un país por meros intereses especulativos. Su respuesta fue; los alemanes aún estamos pagando la deuda impuesta tras la primera guerra mundial. Desconozco si es o no es verdad su afirmación; sí es verdad que anida entre muchos alemanes un cierto aire revanchista. Lo que no consiguieron el káiser o Hitler por la vía militar, lo está consiguiendo la Merkel en la batalla de las creencias, de los titulares de los periódicos.

El doble error de la izquierda democrática

Con este artículo cerramos la serie del debate mantenido en Le Monde por dos representantes de la izquierda francesa tras las elecciones presidenciales del 6 de mayo.

Foto: L’áge rouge, por Grégoire Lannoy

Ha hablado usted de alianzas pero ¿cómo explica que entre 1997 y 2002, cuando 11 gobiernos de 15 de la Unión Europea eran de izquierdas, no se haya hecho nada a favor de una Europa social? Incluso al contrario, ya que Europa se dotó en esta época de los tratados de Amsterdam (1997) y de Niza (2001) que han reforzado las bases de la Europa liberal.

 Alain Bergounioux: Fue una decepción por dos razones. Con la llegada del 2000, estábamos en plena influencia de la tercera vía; una parte de la izquierda europea cayó en las garras de un desafortunado compromiso con el liberalismo. Y a continuación se produce otro problema que hace caer en otra contradicción europea, la de la soberanía. Ninguno de los presidentes de gobierno, tampoco el primer ministro francés de izquierdas, Lionel Jospin, quería dar el salto institucional ni quería aceptar una Europa más integrada. Hay que recordar que cuando el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Joschka Fischer, propuso intensificar la cooperación en la integración europea, tanto la derecha como la izquierda francesas se quedaron mudas. Esas son las dos contradicciones que explican la gran decepción de esos años. Contradicción ideológica y contradicción de poder. Y todavía lo estamos pagando hoy. ¡Hay que sacar consecuencias! Hay que plantearse el problema más allá de la ideología y de la política: en esa época Jean-Luc Mélenchon era federalista mientras que en 2005 era más jacobino. Hubo también una oscilación en el Partido Socialista (Francés) que no quedó muy clara. Si se quiere avanzar en este aspecto, se debe resolver esta doble dificultad ideológica a la vez que política: ¿Hasta dónde queremos llegar, la izquierda europea, en esa integración?

Jacques Généreux:  Está poniendo el dedo en un momento crucial de la historia de la izquierda en Europa. Lo que pasó en ese momento, lo que ocurrió en parte de la verdadera izquierda (en la que no estaba totalmente lobotomizada por el liberalismo) fue un error grave de apreciación en el estado de avance de ese proceso en la Europa de las conciencias, incluyendo en las élites de izquierda. A veces conforme la historia avanza, hay que volver atrás para comprender lo que acaba de pasar. Desde los años 80 asistimos en casi todo el mundo a la victoria de las políticas conservadoras y neoliberales –Francia se resistía al comienzo de los años 80- con una izquierda apartada del poder hasta el comienzo de los años 90 en los mayores países industrializados (Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón, Alemania). La derecha llevaba a cabo políticas muy duras percibidas por la opinión pública como aborrecibles y no lo vimos. Por otra parte, a partir de 1996-1997 hubo una nueva oleada rosa, los distintos electorados, que habían probado el thatcherismo y las políticas de Reagan, expulsan a la derecha del poder en numerosos países y dan de nuevo su confianza a los partidos socialdemócratas. Significaba un castigo del giro liberal de los años 80.

Cómo buscar alianzas

Foto: Grégoire Lannoy

¿Qué traduce sus divergencias en lo que se refiere a la búsqueda de alianzas?

Jacques GÉNEREUX: Hay una diferencia de diagnóstico sobre la relación entre democracia y mercado. No puede haber un equilibrio entre una finalidad y un instrumento. Una parte de la izquierda europea ha sido víctima de una hábil y exitosa operación de propaganda y manipulación de las conciencias tendente a convencer acerca de la idea del mercado como una virtud en sí misma. El mercado no es sino un instrumento que funciona con la única condición de no ser libre. Es el resultado del análisis económico y de los hechos económicos. Vivimos en uno de los efectos de la perversión de los mercados libres. Cuanto más se han liberado los mercados en los últimos 30 años más ha caído el capitalismo dentro de una evolución funesta para el propio capitalismo. Necesitamos un mercado extremadamente regulado. Para que los empresarios puedan disponer de estrategias de inversión a largo plazo, de reflexiones estratégicas, es absolutamente necesario que estén a salvo de una excesiva competencia inmediata a corto plazo.

Dicho de otro modo, cuando hablamos de democracia y de mercado, distinguimos bien la jerarquía. Para que nuestras sociedades estén bien ordenadas necesitamos que estén bien controladas (reglas, leyes), que en la medida de lo posible sean concebidas para funcionar de acuerdo con el interés general. Por eso la democracia es un bien en sí mismo: tener sociedades en las que al final la soberanía del pueblo permite definir las leyes que se hacen en interés general, incluidas las leyes que organizan la economía y que no dan sino los grados de libertad útiles a la iniciativa humana y a la iniciativa económica eficaz manteniendo el conjunto de normas, convenciones y reglas que van a permitir sacar beneficio del mercado. Es un punto esencial. El mercado en sí no tiene ningún interés.

¿Un estado en solitario puede imponer una ruptura?

Foto: Erminig Gwenn

¿Qué contenido hay que dar a la ruptura? En otras palabras, ¿es posible, a partir de un solo Estado, imponer reformas de envergadura a nivel nacional y europeo? Y si es así, ¿cómo?

Alain Bergounioux: En cuanto a la primera parte de la pregunta, en la lógica de Jacques Généreux, hay un malentendido: la ruptura que él defiende coloca a Francia en un punto muerto. Para asegurar la seguridad de las clases medias y trabajadoras, se debe estar siempre en movimiento. La seguridad no se construye sobre el cierre y el aislamiento. Francia es, sin duda, un país lleno de recursos y riquezas, pero es un país cuya economía tiene problemas, aunque tenga ventajas importantes. Hay que seguir innovando y exportando, ya que sin producción de riqueza no hay formación. No está asegurada la realidad de la protección social. La realidad de la ruptura se produce, por lo tanto, en varios niveles (nacional, europeo, internacional). Ya no estamos en los años setenta, cuando el horizonte del pensamiento era el Estado-nación. Ahora necesitamos aliados. Lo que acabamos de ver en Brasil y en el G20 muestra la inmensa dificultad de este asunto, sobre todo porque estamos en un mundo cambiante donde los intereses divergen de una potencia a otra. Los partidos socialistas tienen, además, una responsabilidad, puesto que han estado en el Gobierno en un periodo reciente y el equilibrio de poder entre capitalismo financiero y políticas democráticas y sociales es desfavorable a la izquierda. ¿Cómo podemos reequilibrar el sistema financiero, reformarlo? Yo no he utilizado la palabra ruptura, porque es una palabra comodín, e incluso una fantasía. Yo prefiero el término alternativa. En diferentes niveles y nunca solo. No debemos simplificar el debate y hay que abordarlo sinceramente, sin regodearse en el término ruptura. Creo que la nostalgia no es una política.

El sentido de la victoria del 6 de mayo

Foto: Grégoire Lannoy

El pasado 6 de mayo fue elegido Presidente de Francia François Hollande. Posteriormente, en junio, el Partido Socialista ha obtenido la mayoría absoluta de la Asamblea nacional. Tras estos dos hechos, presentamos al lector un debate en cuatro partes desarrollado en el periódico LE MONDE entre dos representantes de la izquierda francesa: Alain BERGOUNIOUX, del PSF, y Jacques GÉNÉREUX, representante del Partido de Izquierda (PG).

¿Cuál es el sentio de la victoria del 6 de mayo? ¿Una victoria del antisarkozismo o las premisas de una renovación del socialismo democrático y quizás de Europa?

Alain BERGOUNIOUX: La victoria del 6 de mayo debe situarse en una perspectiva  más amplia que la de Francia. Había a un adversario: las debilidades, las contradicciones y los excesos de la política de Nicolas Sarkozy y de la derecha que ha gobernado durante diez años. Pero eso no se reduce al antisarkozysmo. Había también una determinada coherencia en las propuestas de François Hollande: teniendo en cuenta la gravedad del momento, los desgarrones de la sociedad francesa, proponer una rectificación a la vez económica y política.

Por José GARCÍA GARCÍA

Cercano a los tres años de explosión de la crisis en Grecia, cuyas consecuencias se arrastran desde entonces, no viene mal recordar lo que ya muchos alertábamos sobre el suceso y la necesidad de tomarnos en serio aquella situación. Apuntábamos que con escepticismo podríamos mirar hacia otro lado, mientras los especuladores que convertían al mundo en un autentico casino, que no tenían ni tienen el más mínimo escrúpulo en apostar contra la solvencia o credibilidad de un país sin importarles que ello deje a millones de trabajadores sin su puesto de trabajo y que millones de familias pierdan sus hogares o que muchos ciudadanos y ciudadanas queden en el umbral de la pobreza, es decir, los tahúres de la miseria surgían poderosos y ganaban cifras millonarias.

Mientras tanto aquí  los partidos mayoritarios con “responsabilidad” de gobierno enfrascados (léase a cuento de corruptelas, insultos, descalificaciones o comentarios) en un rifirrafe de enojos forzados y sonrisas complacientes, se limitaban a repetir que “no somos Grecia” mostrando uno, Rodríguez Zapatero, su inutilidad como gobernante, y otro, Rajoy, su banal e irresponsable política de oposición, basada en hacer causa al gobierno socialista de cuantos males nos llegaban.

Por Carlos ARENAS

Foto: Berkman, Union Sq., 4/11/14 — I.W.W. Library of Congress.

Desde una perspectiva histórica, lo que se ha vivido en Europa en los últimos treinta años ha sido la victoria definitiva del sistema capitalista en su forma neo liberal sobre otros modelos socio-económicos y  políticos en los que la actividad de crear y distribuir la riqueza estaba regulada por los gobiernos. Primero, desde finales de los ochenta, cayeron las “democracias populares” del este de Europa derrotadas en la guerra fría y víctimas de sus propias nomenclaturas. Más tarde, desde finales del XX y primeros años del XXI, se ha asistido a un deterioro paulatino de los fundamentos del modelo keynesiano del capitalismo, del estado del bienestar, gestionado principalmente desde el poder por los partidos socialdemócratas.


Las principales razones que explican ese deterioro, que se ha hecho mucho más profundo tras la crisis actual, habría que encontrarlas en el proceso de la mundialización del sistema capitalista, en la globalización que “aconseja” practicar estrategias de disminución de costes  y recortes de las prestaciones sociales para hacer competitivas las economías nacionales y garantizar en todo caso los beneficios del capital. Asumiendo la lógica de “los mercados” y de los recortes, los socialdemócratas europeos, especialmente los de los países del sur, se han pegado un tiro no en el pie sino en el cielo de la boca.