Por Francico DURÁN LAGO

La celebración del 28 F, que los andaluces celebramos todos los años como una fecha importante en la historia de Andalucía, se está convirtiendo en un ritual folclórico, subida de banderas en las Instituciones, canto del Himno andaluz y flores ante la estatua de Blas Infante. Algunos movimientos sociales lo combinan con el día de los socios ofreciendo un canapé.Todo ese ritual esconde una verdadera celebración que debe, y puede ir, acompañado de una mayor concienciación y movilización ciudadana que reivindique y exija a los poderes públicos de Andalucía mayor rapidez y voluntad política para aplicar medidas políticas y sociales( con la participación de los partidos políticos y de todos los agentes sociales). Denunciando también que la crisis sigue siendo un verdadero drama para el millón de andaluces que no tienen un puesto de trabajo, y el que lo tiene es muy precario, con lo que impide salir de la pobreza. Reclamando que la Sanidad, la Ley de Dependencia, la Educación, y el pago de los medicamentos de los pensionistas tengan prioridad en las políticas de la Junta de Andalucía, reponiendo derechos eliminados de estos últimos años por el gobierno del PP.

Por Javier ARISTU

En 1941 los ingenieros Javier Benujumea Puigcerver y  José Manuel Abaurre Fernández-Pasalagua, fundaron en Sevilla una pequeña empresa eléctrica titulada Abengoa. Décadas después, solo una generación posterior, la de los hijos del fundador, la firma  está en trance de quiebra. 25.000 millones de euros es su deuda con bancos e instituciones financieras. Sic transit gloria mundi sería un dicho que su fundador conocería dadas sus relaciones y querencias con los padres jesuitas. La otra querencia fue el poder político, sin nunca aparecer como otros industriales ligados a partido alguno. Pero bien conectados con el poder local, autonómico y estatal a través de matrimonios, funciones representativas y conexiones sociales. Su consejo de administración era un prodigio de buenas relaciones y conexiones con el espectro político del poder [véase el reportaje de El Diario.es]. Su fundación Focus ha llegado a ser el emblema de un activismo expositivo destinado a dar pátina cultural de prestigio a una influencia social que a su vez no era contradictoria con lo más arcaico y casposo del sevillanismo: Javier Benjumea Llorente, el mayor de la segunda generación, es el teniente hermano mayor de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Capital social, le llaman. Iglesia, industria, formación y política, los cuatro elementos de los abengoas. Ahora se ha agregado un centro universitario, la universidad Loyola que, incorporando la ETEA de Córdoba,  tratan de levantar el Deusto andaluz a imitación del modelo vasco precisamente en el interior del campus de Palmeras Altas, la sede de la empresa en Sevilla. De dicha universidad es patrono Felipe Benjumea, el segundo de la saga, antes presidente factótum y ahora honorario de Abengoa.

Por Lucía MÁRQUEZ

En la cotidianidad de la crisis las feministas nos hemos convertido en alternativa al orden que en cada espacio y en este tiempo nos impone el dominio de la globalización patriarcal – capitalista. Nuestra tradición reivindicativa, jamás reactiva, nos ha permitido generar dinámicas de cooperación y diálogo con el conjunto de los movimientos alternativos a estas relaciones de dominio. El ecofeminismo, el feminismo post – colonial y alternativo al desarrollismo, o la relación de cooperación constitutiva con los movimientos de democracia radical de izquierdas, entre otros, definen a las teorías, las prácticas y las experiencias emancipadoras feministas como vanguardia de la innovación social, cultural y política.

Por Lucía MÁRQUEZ

Reflexiones desde Andalucía a propósito de Nawal al Sandawi

“El feminismo es liberar la mente del sistema patriarcal, de la religión y del capitalismo”

“Andalucía es la tierra de María”, “Andalucía está gobernada por una presidenta”, si prestamos atención  a estas afirmaciones: Andalucía es una tierra en la cual «lo femenino» es una seña de identidad. Pero… ¿Qué femenino? ¿El “eterno femenino”, del que nos hablaba Simone de Beauvoir? ¿Existe una sobre – exposición de la mujer en la realidad andaluza y, por lo tanto, la lucha feminista en nuestra tierra debe circunscribirse a la lucha por asegurar la igualdad y a la erradicación de la violencia contra las mujeres?

Por Carlos ARENAS POSADAS

Han pasado los cien días de la gestión de los nuevos ayuntamientos surgidos de las elecciones locales del pasado mes de mayo. Es el plazo de rigor que se debe dar a todo gestor democrático, especialmente si es la alternativa a los anteriores.

Los resultados de dichas elecciones, como se sabe, trajeron una mayor pluralidad y diversidad a la corporación. Repitieron escaños PP con 12 concejales, PSOE, con 11, Izquierda Unida, con 2, y entraron por primera vez las formaciones emergentes Ciudadanos con 3 y Participa Sevilla, con 3. Un acuerdo de investidura entre PSOE, Participa Sevilla y IU —que no fue un acuerdo de gobierno— dio la alcaldía a Juan Espadas (PSOE). De esta forma este partido tiene la responsabilidad de gobierno aunque para ello se verá obligado a pactar los asuntos decisivos con alguna de las otras fuerzas que le darían la mayoría.

Nos ha parecido importante publicar EN CAMPO ABIERTO el siguiente documento, elaborado por nuestro colaborador Carlos Arenas Posadas, tendente a ofrecer una perspectiva de trabajo sobre la necesidades y propuestas necesarias para la ciudad de Sevilla. Sin embargo, pensamos que los ejes sobre los que se asienta la reflexión podrían ser aplicables a algunos otros municipios andaluces. Al fin y al cabo, Cádiz, Málaga, Granada, Córdoba o cualquier otro municipio no son muy diferentes de Sevilla, aunque algunos se empeñen en resaltar identidades localistas que nada ayudan a crear una sociedad solidaria, integrada y “global” en Andalucía.

Las experiencias de Barcelona, Madrid —por citar las más populosas y decisivas de España— nos muestran, aparte de las opiniones que cada uno tenga sobre la gestión de sus respectivas alcaldesas, que el “poder municipal” es un eje sobre el que articular una respuesta a la crisis. Las ciudades forman parte de cualquier programa de cambio para el país. En esas redes ciudadanas, en esas economías locales, en esos enclaves de creatividad que son las ciudades se han gestado muchas de las iniciativas que en estos momentos constituyen una alternativa al gobierno de la derecha. Por eso creemos que una reflexión sobre las políticas y las actuaciones de los gobiernos municipales nos pueden ayudar a ahormar programas más genéricos y globales de transformación. Con esa idea se ha redactado este documento.

cominPor Javier ARISTU

Pensamiento y acción es un  conocido título del sociólogo francés, ya desaparecido, Pierre Bourdieu. Uno de los más agudos y consistentes críticos de la moderna civilización basada en el principio del beneficio económico por encima de todo. Bourdieu inicia su activismo intelectual y ciudadano en los años 60, al calor de la guerra de Argelia. A partir de esa traumática experiencia que marcará a Francia durante décadas, el sociólogo desarrollará una amplísima actividad intelectual, de reflexión sobre el mundo y la sociedad postindustrial a la vez que una tarea de intervención práctica en los movimientos de resistencia y oposición social de ese país. Su desaparición en 2002 significó, sin duda, la pérdida de una de las mentes más lúcidas del pensamiento crítico.

Alfonso Comín nos dejó hace ya treinta y cinco veranos. Podría haber sido nuestro Bourdieu nacional. El ingeniero industrial Alfonso Carlos Comín llegó a convertirse en los años 70 del pasado siglo en un referente decisivo de esa combinación de pensamiento y acción que proclamara Bourdieu. Nacido en una familia carlista y muy conservadora de Aragón, protagonizará el fenómeno, común en bastantes familias de la burguesía española del franquismo, de desarrollar una migración de ese pensamiento conservador hacia las ideas marxistas y de izquierda. Llegará a ser uno de los dirigentes claves y más carismáticos del PSUC de la transición. Alfonso Comín fue ejemplo de un pensamiento mestizo pero extraordinariamente rico y productivo, hecho de diversas fuentes y migraciones intelectuales: convicciones y creencias cristianas avanzadas, animadas por el espíritu de Juan XXIII y el Vaticano II, pensamiento materialista y marxista, influido además por las experiencias políticas del 68, de la América latina sandinista y allendista, y  sustentado en un adecuado uso de la metodología sociológica para desarrollar sus estudios científicos sobre la sociedad española de la industrialización de los años 60. De esta forma, Comín escribió dos ensayos decisivos, España del Sur (1965) y Noticia de Andalucía (1970). Son títulos que analizaron y describieron de forma original e impecable la realidad andaluza de aquellos interesantísimos y dinámicos años 60. En la introducción al volumen IV de las Obras Completas de Comín, el historiador Antonio Miguel Bernal dice que “el libro de España del Sur fue, al tiempo de su publicación, como una bocanada de aire fresco en la siempre variopinta y abundante bibliografía sobre Andalucía”. Junto con los escritos publicados en aquellos años de Murillo Ferrol, Tamames, José Manuel Naredo, García Barbancho, Cazorla y otros se ayudó a configurar una visión de Andalucía que no tenía nada que ver con la oficial franquista.

Por Javier ARISTU

Terminamos este ciclo de entradas de actualidad del primer semestre con el nacimiento en el hospital de Valme de Sevilla de un niño al que le están anunciadas todas las buenas nuevas y al que le deseamos el mayor de los éxitos en esta vida. Y no digo más porque como dice Fernando Fernán Gómez en El viaje a ninguna parte, esto “es cosa delicá”.

Que las próximas elecciones ya se adivinan es asunto palpable tras leer la reseña del Consejo de ministros de hoy. Además de tener la suerte de ver al presidente Rajoy en declaraciones “en vivo y en directo”, este viernes 31 de julio (día de Ignacio de Loyola, fundador de jesuitas y promotor de técnicas de gobierno muy resabiadas) nos desvela que finalmente la pareja que nos ha dirigido el ministerio de des Educación se va de luna de miel a París: Montserrat Gomendio a la OCDE, de vicejefa; Juan Ignacio Wert, de embajador de nuestro país ante esa misma institución. Despachos de alcoba. Ingresos mínimos mensuales en la unidad familiar: más de 20.000€, además de piso gratis en la avenue Foch, servicio, chófer y dietas de desplazamiento. ¿Chollo? No, simplemente, saber estar donde hay que estar en el momento adecuado.

Otra: ha sido nombrada también hoy embajadora en la UNESCO, con sede en París, Teresa Lizaranzu, directora general de políticas del libro con Wert y esposa de Alvaro Nadal, director de la oficina económica de Rajoy. La sede de esta institución cultural, con sede en la place de Fontenoy, está instalada en un ya envejecido edificio de finales de los años 50 y que entonces fue vanguardista. La señora Lizaranzu la tendrá que visitar frecuentemente para hacer valer las demandas del gobierno de Rajoy en el que su marido, hasta noviembre al menos, desempeña un cargo de enorme ascendencia sobre su presidente. No sabemos si antes de que abandonen la Moncloa será nombrado embajador de España ante la República francesa. De esta forma las dos parejas, Wert-Gomedio y Nadal-Lizaranzu podrán pasear por el barrio Latino recordando aquellos felices años cuando los estudiantes de la Sorbona iban a echar a De Gaulle…¡Tiempos!