Lazos andaluces

Foto EFE

El mundo sumergido/3. Notas a vuelapluma

Por Javier ARISTU

El pasado jueves 18 de diciembre los parlamentarios del PP andaluz y de Ciudadanos de esta Comunidad, grupos que sostienen al actual Gobierno de la Junta, llevaban en sus solapas un lacito blanquiverde, colores de la bandera de Andalucía. No me invento nada. Copio cita literal del periódico ABC, hoy progubernamental andaluz: «”Un lazo andaluz” que pretende convertirse en un símbolo de la defensa de Andalucía y de la igualdad de España y en contra del ataque a Andalucía que estiman que se está llevando a cabo por el Gobierno central. La iniciativa ha partido de la sala de máquinas de San Telmo y se utilizará frecuentemente».

Fijémonos en los términos simbólicos que según ABC definen ese lazo: defensa de Andalucía, defensa de la igualdad de España, defensa contra el gobierno central. Tres piezas de un ya conocido ensamblaje de una propuesta conservadora que ha sido utilizada consecutivamente y a lo largo de estos cuarenta años autonómicos por casi todos los partidos andaluces. Dudo que hoy ya cuele; los problemas de fondo son extraordinariamente graves como para que una pirueta como la diseñada desde San Telmo tenga éxito. Pretender a estas alturas de la película que PP –y Ciudadanos– se nos presenten como partidos autonomistas provoca cierta hilaridad. Ver a Juan Manuel Moreno (me resisto a llamarlo Juanma) con la banderita en la solapa me induce a la sonrisa, por no ser malévolo.

Pero, y esta es otra lectura del lazo, llevarlo por parte de esta derecha aclara bastante sobre lo que está pasando en España: que algunos lleven hoy esa banderita blanquiverde en la solapa nos desvela mucho de las relaciones simbólicas entre un andalucismo furibundo y un españolismo frenético.

Y luego criticarán a Torra por llevar lacitos amarillos. Tal para cual.