Notas a 40 grados

Foto Carolina Bello

Por Javier ARISTU

  1. Mariano Rajoy ha demostrado más inteligencia, o si me apuran más habilidad, política que toda la oposición junta. E incluyo en la misma a PSOE, Podemos, IU y Mareas de todo tipo. La capacidad de atraerse a Ciudadanos a la Mesa del Congreso y la pericia para neutralizar a los independentistas catalanes y nacionalistas vascos ha sido de antología. Los que hablaban con desprecio del PP, considerándolo un partido solo de ladrones, pueden ir pasando por las aulas de reciclaje veraniegas. El PP es algo más que un partido corrupto; sabe de política.
  2. Es apabullante la capacidad de la sedicente izquierda para dejar pasar el balón. ¡Que gobiernen ellos!, nos dice Pedro y sus huestes; ¡Podemos gobernar solos nosotros!, proclaman Pablo y sus secuaces. La actitud aparentemente madura —pero ostensiblemente de novatos—de permitir que gobierne el PP, entregando con armas y bagajes, a los escoltas de Ciudadanos es la mayor de las tonterías que se ha podido ver desde hace bastante tiempo. Ha sido tal la falta de maña y arte políticas para atraerse a las filas del cambio a Ciudadanos que, al final, estos se van con el que consideran que juega mejor las cartas.
  3. No sabemos todavía si Ciudadanos desaparecerá como fuerza parlamentaria o conseguirá en el futuro aumentar su representación tras las jugadas de ayer martes. Lo que está claro es que tras ese partido reside una amplia bolsa de votos —y, por tanto, de ciudadanos corrientes, de gente— que si la izquierda no se los trabaja desde ahora seguirán engrosando las filas del PP renovado. Y quien avisa no es traidor.
  4. El PSOE es partido que puede seguir perdiendo fuerza y representación si sigue por el camino que va. El porte con el que está tratando la crisis y sus efectos sobre la gente corriente es algo parecido a aquello que le ocurrió a Santiago Nasar. Una crónica de una muerte anunciada.
  5. Podemos y compañía: creo que se habrán dado cuenta de que les falta un hervor. No todo es montar campañas electorales y discursos en tuiter. Quieren ser la auténtica oposición, pero no estoy seguro de que sepan qué quieren ser de mayores.
  6. La cal viva, según algunos diputados, sigue formando parte de la política española. Así nos va.
  7. Una conclusión muy provisional pero que me ayuda a pensar en estos días de sofoco veraniego: hay que revisar de cabo a rabo la estrategia. Esto —el llamado cambio desde la izquierda— no funciona. ¿Tenemos mecánico que lo arregle?

 

Anuncios