Investiduras fallidas y vuelta a empezar

Por Francisco DURÁN LAGO

Una gran parte de los ciudadanos españoles lo intuían desde el principio. Dado el resultado electoral del 20 D y la composición parlamentaria salida de las mismas, concretar acuerdos entre las diferentes fuerzas políticas para llegar a investir a un presidente, y no digo para formar gobierno, iba a ser muy difícil. El camino que se abría iba a ser bastante tortuoso. Las dos votaciones de investidura pusieron de manifiesto varias visiones encontradas,  algunas irreconciliables, otras incomprensiblemente surrealistas y peligrosas, pero lo cierto es que las dos fueron fallidas.

En plena campaña electoral del 26J, y después de una precampaña muy crispada, las condiciones que se pueden vaticinar  para un acuerdo no son las mejores, (el debate televisivo de los cuatro líderes lo ha puesto de manifiesto) para volver de nuevo a   la mesa de negociación y conseguir un acuerdo que despeje el camino  a un cambio de progreso.

El previsible resultado electoral no da mucha esperanza a un cambio de actitud en las fuerzas políticas que tendrán en sus manos que haya una salida realista, una posibilidad de investidura y la formación de un gobierno de cambio que refleje la diversidad de colores ideológicos. Los españoles pueden  dejar un tablero electoral muy parecido al existente en la actualidad, con planteamientos políticos similares pero con algunos cambios más realistas en los programas de algunos partidos.  A poco que se esfuercen en buscar los puntos de encuentro  entre las izquierdas más unidas, el centro izquierda y  el centro derecha más proclive a un gobierno de cambio, dejarán de gobernar los responsables de la desastrosa política aplicada en estos cuatro años de  gobierno del PP.

Después de las fallidas investiduras y  la convocatoria de nuevas elecciones el 26J,  del largo proceso de negociación entre las diversas fuerzas políticas para llegar a un mínimo acuerdo, la pregunta que  millones de españoles se hacen es: ¿habrán aprendido algo los partidos políticos interesados en el cambio de progreso, después de vivir el fracaso?  ¿Habrán sacado algunas lecciones positivas al ver el continuo empeoramiento y la degradación, de la vida política española. Visto el debate a cuatro del 13 de junio creo que no.

Cuatro años de legislatura perversa,  dirigida  a debilitar (por un gobierno de derecha) la democracia y desmantelar una gran parte  los derechos adquiridos en estos 36 años por la ciudadanía española,  así como el desmantelamiento de sectores claves para la vida de la ciudadanía, no han sido tenidos en cuenta por las fuerzas políticas que representan el cambio, debiendo reconocer que lo importante, no son los intereses partidistas, sino los de la ciudadanía, la que tanto se defiende en los programas de cada partido.

¿Donde están los  reflejos y  capacidad política, así como una visión realista de la situación política que vive España en la actualidad? ¿Y se tiene en cuenta la correlación de fuerzas en presencia, tanto, en nuestro país como en la UE, para no plasmar un mínimo acuerdo entre las izquierdas y el centro derecha, que es lo que corresponde a este momento político que vive España?. Y es que las encuestas reflejan el mismo resultado del 20D.

El enfrentamiento ideológico ha primado sobre el político, sin tener en cuenta el equilibrio de fuerzas entre las izquierdas,  el centro derecha y la derecha,  prácticamente igualado, lo cual requería una visión mucho más amplia y realista de las fuerza que desean un cambio real, de ahí  la posibilidad de que una salida política  al retroceso de estos años sea  terminar con el muro infranqueable de una derecha que tortura a una gran parte de españoles con el desempleo y la exclusión social, y que en el debate del 13 Junio lo ha puesto de manifiesto cuando el Presidente en funciones Mariano Rajoy  sigue dispuesto a seguir recortando si sigue gobernando.

El 26J, celebramos elecciones por segunda vez en seis meses. En democracia  uno de sus atributos más importantes y más hermoso es ir a votar, participar, no dejar que otros lo hagan por uno mismo, es nuestra obligación, así fortalecemos la democracia y ejercemos uno de nuestro derechos más sagrados votando a nuestros representantes. Todas las veces que hemos ido a votar han sido muy importante pero, esta lo es mucho más, nos jugamos mucho más los perdedores, que los que se han beneficiado  de estos cuatro años    de gobierno del PP. No debemos dejar pasar el momento de despejar un camino lleno de esperanzas, nadie debe quedarse en casa, hay que llenar las urnas de papeleta de los representantes de las izquierdas.

Dos Hermanas 14 de junio 2016

Paco Durán Lago

 

Anuncios