Notas electorales 4. Trabajo y Política

Por Javier ARISTU

Ayer, día de comienzo de la campaña electoral, CC.OO. de Sevilla logró reunir en su sede, en acto público informativo, a los cabezas de lista provinciales de cada una de las candidaturas más representativas. Su reclamo era evidente: que cada una de las fuerzas políticas expusieran ante el público sus programas de cara a los asuntos que más pueden interesar a un sindicato como son el trabajo, el empleo, los derechos sociales de los trabajadores o los aspectos relacionados con las reformas laborales.

Considero que es un éxito que un sindicato celebre este tipo de actos convocando a las fuerzas políticas a debatir entre ellas y a explicar públicamente lo que piensan sobre esos asuntos. Como hemos dicho repetidamente en este blog el trabajo está siendo “invisibilizado” en los medios de comunicación, se tiende a crear opacidad alrededor de ese mundo, como si fuese algo marginal, exterior a la sociedad actual. En los medios que manejan la información política priman más aspectos anecdóticos, personales o simplistas de los candidatos que los verdaderos asuntos que hoy padecen los españoles; en cierto modo, mirar un programa de debate político en una televisión —con algunas y notables excepciones— es como ver un programa de estrellas de la canción.

Y sin embargo el trabajo, el mundo del empleo y del paro, todo lo relacionado con la creación de posibilidades y oportunidades de vida sigue siendo el nervio vital de una sociedad. No vamos a una sociedad del no trabajo y quien así lo afirma confunde el culo con las témporas y somete a la sociedad a un falso debate. Es cierto que la economía capitalista y el desarrollo tecnológico pueden estar afectando a segmentos de empleo, que esté amortizando otros…pero ello no significa que el mundo del futuro vaya a ser un mundo sin trabajo. Eso sería como decir que la sociedad del mañana será sin seres humanos, sustituidos por máquinas. Está cambiando el trabajo industrial de los últimos cien años, la forma de relaciones empleo/salario/empresario, las visiones sobre tiempo de trabajo y lugar de trabajo. Pero no el trabajo. Como la energía, éste se transforma, no desaparece. El trabajo se está recomponiendo, transformando, mutando pero no desapareciendo. O entendemos eso o no entendemos nada de lo que está pasando y de lo que los seres humanos tienen que reconstruir.

¿Trabajo como trabajo asalariado? ¿Trabajo como se ha venido entendiendo desde la revolución industrial? Algunos siguen erre que erre, queriendo convertir en natural lo que simplemente es convencional: el trabajo considerado como prestación de actividad humana a cambio de una paga monetaria puede que desaparezca en un futuro lejano. Lo que no debería desaparecer es la propia actividad humana transformada en objeto, sea este material o ideal, porque ahí parece que está la matriz de una auténtica vida activa.

hannaarendtsudomenica16ye8Escribió Hanna Arendt: «Para una sociedad de laborantes, el mundo de las máquinas se ha convertido en un sustituto del mundo real, aunque este pseudo-mundo no pueda realizar la tarea más importante del artificio humano, que es la de ofrecer a los mortales un domicilio más permanente y estable que ellos mismos». Hoy es aniversario del fallecimiento de Hanna Arendt. Murió un 4 de diciembre de 1975 en Nueva York, ciudad a la que llegó huyendo de la posibilidad real de morir por el hecho de ser judía. En esa ciudad desarrolló un magisterio que influyó en bastantes pensadores más jóvenes. Allí escribió su libro reflexión sobre el trabajo y la labor del hombre: La condición humana, un profundo ejercicio de reflexión filosófica sobre el ser humano y su actividad en este mundo.

Celebramos, por tanto, el aniversario de Hanna Arendt, espíritu libre, sin dogmas ni dependencias de esquemas, y el acto de un sindicato que ha sido capaz de reunir, sin platós, alharaca ni presentadores estrella, a los candidatos de los partidos para que hablen de uno de los asuntos que más nos interesan como ciudadanos y trabajadores.