Pasos a la izquierda

P I FlechaPor Javier ARISTU

Acaba de salir un nuevo proyecto de debate y reflexión. Se llama Pasos a la Izquierda y en él colaboramos y participamos algunos de los que hacemos este blog En Campo Abierto. Según su declaración de principios, Pasos a la Izquierda es una “exploración de un territorio peculiar cuyos puntos cardinales es forzoso resituar, redefinir, porque las señales que emiten han perdido buena parte de los significados que pudieron tener en otras épocas históricas”. Coincidimos. Estamos en tiempos de redefinición, de resituación, que no es lo mismo que de transformismos y cambios de chaquetas. La izquierda debe repensarse a sí misma, no puede ser la repetición mimética del pasado, de los ecos de un pasado ya en trance de desaparición, pero tampoco una voz vacía de contenidos sustanciales, un simple eslogan que por repetirse mucho vaya a calar.

La ciudadanía española, esta sociedad española de comienzos de siglo necesita una izquierda con contenidos, una izquierda capaz de pensar a largo plazo, no solo atisbando unas elecciones periódicas. De pensar y de actuar a largo plazo. Los ámbitos de intervención de esa izquierda están sin duda cambiando, el mundo se está transformando más de lo que algunos piensan y ello exige mirada de largo alcance, generosidad en los comportamientos, valentía en las decisiones y, sobre todo, inteligencia, mucha inteligencia para comprender lo que está pasando y prever el futuro.

Por eso nos parece que iniciativas como esta de PASOS A LA IZQUIERDA son necesarias a fin de dotar a nuestra izquierda cultural de algo más de reflexión y de pensamiento aunque sea a costa de un activismo a veces estéril porque no se sabe bien dónde y para qué se actúa. Sin caer en elitismos, en pretendidas vanguardias intelectuales que dirigen los procesos. Combinar las ideas con las necesidades de la gente común, de los trabajadores en su conjunto: esa ha sido siempre la norma de actuación de una izquierda consecuente e influyente. Reflexionar y actuar sobre el mundo del trabajo, en su más amplio y profundo significado, parece ser objetivo necesario dado que se había podido abandonar en los últimos años; sin una profunda, renovada y valiente reflexión sobre esa cuestión central no habrá izquierda que valga la pena en el futuro. Animamos, pues, a los amigos de Pasos a seguir por esa senda de pensar y actuar.