Los ejes de una política municipal alternativa

Bicis en avenida de la Constitución, Sevilla. Foto Nono

Por Carlos ARENAS POSADAS

Han pasado los cien días de la gestión de los nuevos ayuntamientos surgidos de las elecciones locales del pasado mes de mayo. Es el plazo de rigor que se debe dar a todo gestor democrático, especialmente si es la alternativa a los anteriores.

Los resultados de dichas elecciones, como se sabe, trajeron una mayor pluralidad y diversidad a la corporación. Repitieron escaños PP con 12 concejales, PSOE, con 11, Izquierda Unida, con 2, y entraron por primera vez las formaciones emergentes Ciudadanos con 3 y Participa Sevilla, con 3. Un acuerdo de investidura entre PSOE, Participa Sevilla y IU —que no fue un acuerdo de gobierno— dio la alcaldía a Juan Espadas (PSOE). De esta forma este partido tiene la responsabilidad de gobierno aunque para ello se verá obligado a pactar los asuntos decisivos con alguna de las otras fuerzas que le darían la mayoría.

Nos ha parecido importante publicar EN CAMPO ABIERTO el siguiente documento, elaborado por nuestro colaborador Carlos Arenas Posadas, tendente a ofrecer una perspectiva de trabajo sobre la necesidades y propuestas necesarias para la ciudad de Sevilla. Sin embargo, pensamos que los ejes sobre los que se asienta la reflexión podrían ser aplicables a algunos otros municipios andaluces. Al fin y al cabo, Cádiz, Málaga, Granada, Córdoba o cualquier otro municipio no son muy diferentes de Sevilla, aunque algunos se empeñen en resaltar identidades localistas que nada ayudan a crear una sociedad solidaria, integrada y “global” en Andalucía.

Las experiencias de Barcelona, Madrid —por citar las más populosas y decisivas de España— nos muestran, aparte de las opiniones que cada uno tenga sobre la gestión de sus respectivas alcaldesas, que el “poder municipal” es un eje sobre el que articular una respuesta a la crisis. Las ciudades forman parte de cualquier programa de cambio para el país. En esas redes ciudadanas, en esas economías locales, en esos enclaves de creatividad que son las ciudades se han gestado muchas de las iniciativas que en estos momentos constituyen una alternativa al gobierno de la derecha. Por eso creemos que una reflexión sobre las políticas y las actuaciones de los gobiernos municipales nos pueden ayudar a ahormar programas más genéricos y globales de transformación. Con esa idea se ha redactado este documento.

Los ejes de una política municipal alternativa

Hacer programa de gobierno para una ciudad como Sevilla necesita en primer lugar un diagnóstico correcto de cuáles son las cusas de todo orden que tienen a esta ciudad en los últimos lugares en casi todas las variables que miden el bienestar de los ciudadanos y en los primeros entre las que miden las lacras –el paro, la pobreza, la desigualdad, la incultura, etc.-. Es decir: detectar las raíces del problema es imprescindible para su solución posterior.

Es difícil en pocas palabras hacer un diagnóstico de los problemas que afectan a la mayor parte de la sociedad sevillana y que sirva de núcleo duro de las propuestas de cambio a todos los niveles. Se puede decir, no obstante, que la sociedad sevillana, y andaluza, padece todavía las consecuencias de un modelo de capitalismo extractivo muy viejo, caracterizado por la desigualdad o, lo que es lo mismo, por la exclusión de la mayoría social de los recursos materiales e inmateriales –políticos, culturales, sociales, financieros, empresariales, etc.-  y del producto obtenido con ellos.

En base a ese diagnóstico, el programa de gobierno debe atender a aquellas líneas estratégicas que minimicen los efectos de las instituciones formales e informales causantes de la desigualdad y apoyen la construcción de otras que vayan en la línea de una Sevilla igualitaria, abierta, plural, responsable, solidaria y con empleo.

Hago a continuación un esbozo de esas posibles líneas estratégicas.

  • Igualdad en el acceso al capital político,
  • Cerrar el paso a todos los “buscadores de renta” y corruptores que proliferan en la ciudad y utilizan su influencia personal, política o corporativa para la consecución de sus fines particulares. El mejor antídoto contra este espécimen es la TRANSPARENCIA en la gestión (declaración de bienes de electos, incompatibilidades, publicación diaria de la agenda de trabajo y asuntos tratados, publicidad suficiente de acuerdos, convenios, convocatorias, contratos, proyectos, planes, etc.)
  • Declarar como INTERLOCUTORES preferentes a aquellos colectivos ciudadanos, profesionales o empresariales, sindicales, etc., cuya actividad esté en consonancia con el objetivo general de la acción municipal.
  • Empoderamiento del ciudadano potenciando la SOCIABILIDAD transversal y no jerarquizada, la PROXIMIDAD de la administración al ciudadano. La DESCENTRALIZACIÓN de la administración municipal y la creación de servicios de proximidad deberán jugar un papel central en ese objetivo.
  • Igualdad de acceso a la formación y a la cultura.

No basta con reclamar o pretender una formación laica, no sexista, pública, de calidad, etc. La causa más importante del fracaso escolar, del abandono prematuro del sistema educativo, la formación de trampas de pobreza, etc., es la desigualdad social. Para contrarrestarlo:

  • Llevar a cabo, con la colaboración de claustros escolares, padres y vecinos, una estrategia de DISCRIMINACIÓN POSITIVA de asignación de recursos materiales y humanos hacia los centros públicos.
  • Seguimiento de los resultados escolares de los estudiantes, incentivando el esfuerzo de alumnos, familias y centros, favoreciendo medidas conducentes a la IGUALDAD DE OPORTUNIDADES y a PROMOCIÓN SOCIAL que libere de las trampas que reproducen la estratificación social.
  • Contribución con la aportación de claustros y vecinos a la inclusión o refuerzo en los currículos escolares de los VALORES INCLUSIVOS establecidos en la declaración de principios.
  • Invertir, coordinar, crear o potenciar el uso de las infraestructuras necesarias para la ACCESIBILIDAD a la cultura y a la PARTICIPACIÓN  y CREATIVIDAD artística de carácter plural, laico y crítico.
  • Capital social y sociabilidad.

Una de las causas que ha fomentado históricamente la desigualdad social en Sevilla es la apropiación del capital social por parte de una minoría y la persistencia de instituciones que contienen un profundo sentido jerárquico de las relaciones sociales. Para corregir y transformar las relaciones sociales:

  • La adopción de medidas para DESINCENTIVAR radicalmente a partir del presupuesto municipal aquellas instituciones en las que se establecen y visualizan las jerarquías sociales.
  • Fomentar la sociabilidad transversal, el CAPITA SOCIAL COMUNITARIO, la RESPONSABILIDAD COLECTIVA. Entre las medidas concretas estarían, entre otras, la creación y fomento de espacios públicos de encuentro (por ejemplo, el río, parques, huertos, etc.).
  • Igualmente, de forma preferente, se creará un cuerpo de AGENTES SOCIALES DE PROXIMIDAD atentos a las necesidades de la población, facilitadores de la participación de la ciudadanía, promotores en los distintos barrios de iniciativas solidarias, empresariales, culturales, festivas o deportivas.
  • Establecer todo un sistema de iniciativas conducente a una MOVILIDAD espacial expedita, barata y sostenible.
  • Creación de más y mejor empleo.

Otro rasgo característico del modelo productivo andaluz (sevillano) es la devaluación del factor trabajo. Una devaluación patentizada y motivada por las altas tasas de desempleo y precariedad laboral. Por este motivo, uno de los objetivos centrales del programa municipal será la formulación de políticas activas y pasivas de EMPLEO. Para conseguir este objetivo:

  • Como empleador, el ayuntamiento se compromete a mantener, como mínimo, la tasa de reposición de las PLANTILLAS, y aumentar la productividad antes por la adecuación eficiente de la misma a las tareas que por la reducción del número de funcionarios. El Ayuntamiento establecerá MESAS DE DIÁLOGO CON LOS SINDICATOS para elaborar responsablemente las necesidades de contratación y productividad.
  • El ayuntamiento ampliará en la medida de sus competencias sus funciones en nuevos ámbitos de actuación; entre otras, en las áreas educativas (personal de apoyo a los centros públicos), sociales (agentes de proximidad), de salud pública (médicos prevencionistas, ATS), culturales, viviendas, etc. Tales funciones, que tendrán a medio plazo un efecto multiplicador sobre el empleo, requerirán del concurso de un personal cualificado en las distintas áreas que provendrá de aquellas cooperativas de trabajo asociado que contraten tales servicios con la entidad municipal y garanticen, con un seguimiento y evaluación objetiva, la consecución de los logros sociales que se establezcan.
  • Como demandante de bienes y servicios, el Ayuntamiento priorizará en los concursos públicos aquellas empresas suministradoras que, además de eficientes y económicas, sean más INTENSIVAS en TRABAJO que en capital, especialmente aquellas constituidas bajo las diversas fórmulas de ECONOMÍA SOCIAL.
  • El ayuntamiento discriminará positivamente en convocatorias y concursos a aquellas empresas cuya ratio capital/empleo sea favorable al factor trabajo.
  • El gobierno municipal utilizará la política fiscal para incentivar la actividad productiva, la economía real, en detrimento del capital ocioso, rentista o especulativo.
  • Dada la importancia del sector de la construcción en el empleo, el gobierno municipal desarrollará una política de viviendas e infraestructuras –alquiler, rehabilitaciones, equipamientos, etc-, que garantice el acceso a una vivienda digna y el empleo en el sector.
  • La creación de empleo dependerá de la capacidad de compra de los ciudadanos y esta de la calidad de su empleo. El Ayuntamiento se personará ante sindicatos y servicios de inspección de trabajo para elaborar una estrategia para velar por el CUMPLIMIENTO DE LOS ACUERDOS  DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA, por el trabajo digno, por la persecución del empleo precario y sumergido.
  • A corto y medio plazo, el Ayuntamiento, en colaboración con otras administraciones, elaborará una estrategia de políticas pasivas de empleo que tendrá como eje básico la lucha contra la exclusión social de familias excluidas o sin coberturas sociales. En la actual situación, este será un cometido prioritario de la política de gasto del ayuntamiento, aunque también espera que de sus programas de potenciación del capital social nazcan REDES DE SOLIDARIDAD VECINAL con las familias en trance de exclusión.
  • La creación de empleo pasa ineludiblemente por un cambio en el modelo productivo
  • Cambio de modelo productivo.

Más arriba se ha definido el rasgo más característico del modelo de capitalismo existente en Sevilla (y en Andalucía), como un capitalismo estructuralmente fundamentado en la desigualdad de acceso al capital y en un exceso de oferta de mano de obra que conduce a elevadas  tasas de desempleo y precariedad laboral. La estructura productiva de la ciudad -turismo, distribución y administración pública, principalmente- no son suficientes para garantizar mayores tasas de ocupación y bienestar material de los sevillanos.  Las actividades especulativas y rentistas, por otra parte, detraen los recursos necesarios para el desenvolvimiento económico.

En los puntos anteriores se han descrito algunas medidas tendentes a la socialización del capital político, humano y social; en este, se tratará de exponer algunas medidas que pueden tomarse desde el Ayuntamiento para socializar e incentivar el capital productivo.

  • El ayuntamiento velará para que sus depósitos de las entidades de crédito se destinen a la financiación de empresas locales, conveniando con otras comprometidas con el desarrollo local. Igualmente, el ayuntamiento fomentará la participación ciudadana en microcréditos o microfundaciones para actividades de reconocida solvencia y utilidad social.
  • La creación de empleo necesitará de políticas económicas que tengan como objetivo la autosuficiencia productiva, agroalimentaria, energética, de servicios, construcción, etc., y la promoción de EXTERNALIDADES entre empresas locales y regionales. La consecución de estas metas necesitará de la acumulación de capital social previsto, promoviendo un consumo comprometido con las empresas locales y regionales, y en la formación de una ciudadanía económicamente activa que valore los efectos de sus decisiones como consumidores.
  • El ayuntamiento establecerá estrategias para el fomento de la mediana empresa a partir de fórmulas societarias –cooperativas, franquicias, etc.-que fusionen las iniciativas de autónomos y microempresarios, con el fin de capitalizarlas y fomentar el empleo.
  • El ayuntamiento establecerá estrategias de coordinación con los centros de investigación e innovación –Universidades, Cartuja, SAS, empresas, etc.- para facilitar la transferencia de conocimiento a la economía real, especialmente al sector industrial.
  • El desarrollo no es un objetivo asequible solo desde el ámbito local. Es urgente convertir Sevilla, por su potencialidad poblacional y de mercado, en parte de un eje económico que abarque, al menos, a Andalucía occidental, para dejar de ser una ciudad periférica de otros centros económicos en los que se toman las decisiones estratégicas.
  • Para la implementación de este tipo de estrategias, será necesario la elaboración de una política fiscal que grave al capital no productivo y favorezca aquellas empresas que estén en consonancia con los objetivos fijados.
  • La política fiscal: hacia una transferencia productiva y solidaria de las rentas.

Un proGrama de gobierno que tiene la igualdad de oportunidades como objetivo prioritario requiere un soporte presupuestario ambicioso y transformador en consonancia con tales fines. En este sentido:

  • En cuanto al capítulo de ingresos el gobierno municipal COMBATIRÁ EL FRAUDE FISCAL Y LA ECONOMÍA SUMERGIDA.
  • SE GRAVARÁN ESPECIALMENTE LAS INVERSIONES NO PRODUCTIVAS, el alquiler de locales y viviendas que detraen inversiones productivas de los ciudadanos.
  • Por el contrario, se harán BONIFICACIONES a aquellas empresas y entidades que persigan antes el bienestar colectivo que el particular.
  • Tendrán superior gravamen aquellas actividades y asociaciones que contengan y manifiesten principios discriminatorios, elitistas, jerárquicos contrarios a los objetivos igualitarios centrales al gobierno municipal.
  • Se adecuará la estructura del ingreso al principio de proporcionalidad directa entre el ingreso del contribuyente y su contribución.
  • En el capítulo del gasto, SE ERRADICARÁ CUALQUIER TIPO DE TRANSFERENCIA DE RENTAS DESDE LOS POBRES A LOS RICOS en forma de subvenciones, ayudas, excepciones tributarias, etc.
  • Serán prioritarios el gasto destinado a los objetivos descritos en los puntos anteriores; excluyéndose expresamente los megaproyectos y las inversiones no sostenibles.
  • La apuesta por la igualdad de oportunidades en los campos de la educación, de la sociabilidad, así como de acceso a la vivienda y la lucha contra la exclusión social obtendrán RECURSOS FINALISTAS procedentes de partidas del gasto y de las específicas cargas fiscales que se establezcan.

Hasta aquí, las propuestas que afectan a la transformación de la estructura profunda de la sociedad sevillana que es la que afecta negativamente a su desenvolvimiento económico, social, cultural y laboral. Además de profundizar en las estrategias propuestas, quedaría por establecer los criterios de gestión administrativa y de los servicios públicos municipales. Creo que, como regla general, tales criterios deben ofrecerse a partir de los encuentros con los propios trabajadores municipales y con sus sindicatos, en aras a mejorar la calidad y la eficiencia de los servicios.

Anuncios