Manipulación terrorista y antiterrorista

Foto Flickr: Romain Leffort

Por Francisco J. GONZÁLEZ VÁZQUEZ

Amigos y amigas:

 Probablemente como vosotros, he recibido un email con un vídeo en donde se ve a gentes armadas con aspecto árabe asesinando a sangre fría a una mujer porque vestía un paño rojo sobre la chilaba negra.

 Creo que no podemos dejar que estos vídeos circulen irreflexivamente sin pensar un poco sobre su significado.

 Dice Lluís Bassets:

 El infierno está en la Red. (…) La novedad son los grandes infiernos digitales que nos llegan precisamente de la mano de quienes desean reconstruir el remoto califato del islam, con sus amenazas terribles, sus prédicas demenciales y, lo que es peor, esos vídeos insoportables producidos como armas de destrucción masiva que difunden las imágenes de las ejecuciones.

 Son tan evidentes sus objetivos militares que se hace ocioso cualquier debate sobre la oportunidad de su difusión: quien lo hace sabe que contribuye a amplificar el efecto letal de esta nueva arma tan diestramente manejada por los terroristas. Con su violencia sin límites, los guerreros del califato buscan amedrentar a las poblaciones a las que atacan, disuadir a los países que quieren frenarles y acrecentar sus filas con la convocatoria a los asesinos vocacionales de todo el mundo.

http://blogs.elpais.com/lluis_bassets/2015/02/infiernos-digitales.html

Por su parte, Rosa Montero comenta otro hecho:

El Estado Islámico proyectó en Siria, en una pantalla gigante en una plaza, el video atroz del jordano abrasándose. Vi con desmayo en Internet a una linda quinceañera aplaudiendo y riendo con el mismo embeleso con que contemplaría al cantante de moda. El jordano, despojado de su humanidad, cosificado, no era más que una excusa para multiplicar la cohesión delirante y fanática, la pertenencia a la horda.

Las noticias anteriores me sugieren que podemos caer en la siniestra moda de consumir vídeos de decapitaciones, piras y similares.
Pero tanto o más peligroso que los terroristas son algunos líderes antiterroristas. Gentes que aprovechan estos hechos para acusar a todos los musulmanes y al Islam, religión discutible como todas, pero practicada pacíficamente por miles de millones de personas.
Como dice también Rosa Montero:
Sí, yo también me indigno cuando escucho a los imanes y a los musulmanes conservadores decir esas barbaridades retrógradas que dicen. (…) Pues bien, (…) los musulmanes conservadores no son terroristas. Eso sí, los conservadores son mayoría en el islam; los progresistas son una amplia minoría, quizá el 30%, y son las primeras víctimas de los fundamentalistas. (…) Hace 60 años, también España era terriblemente machista y reaccionaria: los emigrantes que llegaban a Europa eran como las familias árabes tradicionales de hoy. Hay que apoyar no ya a los musulmanes progresistas, sino a la mayoría moderada, para que anden su camino hacia el respeto a unos derechos humanos que son el patrimonio de todos. Y hay que hacerlo sin soberbia, porque nuestra sociedad también está llena de miserias, y sin prejuicios: estoy harta de oír que los musulmanes no condenan estos atentados, cuando lo cierto es que ha habido montones de condenas y de manifestaciones, pero nosotros simplemente las ignoramos. O nos unimos con el islam moderado contra la barbarie, o estamos abocados a una guerra mundial de inimaginables dimensiones.
Cuidado: Es fácil y horroroso dejarse llevar por la pendiente que conduce a identificar con los terroristas a nuestros vecinos procedentes de países próximos (Magreb, Turquía) que hemos traído o atraído a nuestra economía sumergida y que ahora resultan incómodos hasta el punto de que algunos de nuestros piadosos conciudadanos traman concentrarlos en algún lugar y deportarlos a sus países de origen.
Ojo con los supuestos antiterroristas que expiden credenciales de terrorismo a quienes les apetece. Y que no tienen empacho en acusar de cómplices del terrorismo a los que simplemente discrepan políticamente de ellos.
Creo que en España deberíamos tener fresco en la memoria el recuerdo de Aznar y el 11-M, engañando sobre los autores de la masacre y acusando al PSOE de cómplice o autor del atentado. Por no citar a los USA, a Israel y a la UE que declaran terrorista a Hamás mientras consideran ¿morales, legales, normales? los bombardeos israelíes sobre zonas civiles que causan 1000 muertos en un fin de semana o los drones americanos que ya han asesinado a varios cientos de personas en todo el mundo: supuestos terroristas, familiares de supuestos terroristas, vecinos de supuestos terroristas o gente que pasaba por allí. Americanos e israelíes supuestos defensores de la Libertad, mientras combaten el Tribunal Penal Internacional, violan el Tratado de No proliferación nuclear, la Convención de Ginebra y la Declaración Universal de Derechos Humanos que dicen defender.
La reciente manifestación de París encabezada por 60 jefes de Estado, incluyendo entre otros a Netanyahu y a otros paladines de los Derechos Humanos, y el reciente ‘pacto antiterrorista’ español son muestras de este antiterrorismo interesado y mixtificador.
En cuanto a París, es evidente que, en un mundo en el cual recientemente han sido raptadas 200 niñas en África y 40 estudiantes han sido asesinados en México (por no citar otros crímenes igual o más execrables), el asesinato en Paris de 12 periodistas y 4 judíos por 3 individuos que actuaron prácticamente en solitario, es un suceso menor que justifica una eficaz acción policial pero no el montaje político que se organizó.
Y aquí en España está claro que el ‘pacto antiterrorista’ es simplemente un aprovechamiento de la ola parisina para vender mercancía política tóxica, como es la cadena perpetua. ¿Por qué le llamamos antiterrorismo, cuando queremos decir demagogia y manipulación?
Así que, amigos y amigas, ojo con dejarnos arrastrar por la manipulación de los terroristas y la de los antiterroristas. Llegar a un nivel de civilización y de derechos humanos nos ha costado mucha sangre y mucho sufrimiento para que ahora tiremos por la borda todo ese esfuerzo con nuestra colaboración activa o pasiva.