“El PSOE ha vuelto”, ha dicho Rubalcaba

conferencia-politica-del-psoePor José Luis LÓPEZ BULLA

Posiblemente la frase más llamativa del discurso de clausura de la Conferenciaprogramática de los socialistas ha sido ésta: «el PSOE ha vuelto». No es una afirmación irrelevante y, para empezar, se trata de una de las autocríticas más potentes que se han hecho desde hace mucho tiempo en un partido político. Ello implicaría que en un momento dado se fue o, a través de un proceso de duración indeterminada, el PSOE se fue yendo hacia otro lugar que no era el suyo. Por otra parte, vale la pena darle una cierta dosis de relatividad a la expresión de Rubalcaba en la siguiente dirección: ¿ha vuelto el PSOE o está volviendo? No es lo mismo.
Sea como fuere, entiendo que es exigible, una vez pasada la conferencia, que se complete el apotegma rubalcabiano. A saber, por qué se fue o se fue yendo y a qué eje de coordenadas. Vale decir que no se trata de incrementar gratuitamente el diapasón de la autocrítica –o como quiera llamársela– sino de una aproximación a los motivos del que se fue o se fue yendo. No exponer dichos motivos podría correr el riesgo de sufrir una nueva recaída de quien se dice que «ha vuelto». Además, tal explicación debería estar adobada con explicaciones adicionales: ¿por qué no se atendieron las observaciones críticas –internas y externas al partido–  que alertaban que el cuaderno de bitácora señalaba un rumbo poco recomendable? Entiendo que los primeros interesados en que se complete lo dicho son los propios socialistas y sus votantes. Y, a la vez, soy del parecer que el resto de los mortales también merecemos una addenda convincente.
Por otra parte, tanto si «ha vuelto el PSOE» como si «está viniendo» es de cajón que sea su propio movimiento quien lo demuestre. Quiero decir que a partir de ahora podremos calibrar lo uno o lo otro, a saber: en el tipo de comportamiento concreto en todos los intersticios donde se desarrolla la actividad política, social y cultural. Por ejemplo, de la actividad de su grupo parlamentario iremos viendo hasta qué punto se puede percibir que «ha vuelto».
Ahora bien, no me parece sensato la reincidencia del PSOE –me refiero al discurso de clausura de Rubalcaba–  en el exclusivismo cuando afirma que el  PSOE es “el más importante, el único partido de izquierdas capaz de parar a la derecha”. Pues suena un tanto a petulancia en aquel que se fue o se fue yendo y ahora ha vuelto o está viniendo. ¿Es el único? Porque si se reincide en ese argumento está considerando a los demás como sujetos subalternos, de un lado; y, de otro, en la consolidación del bipartidismo. Y, por extensión, si se mantiene la idea llegamos a la siguiente (y perversa consideración): los movimientos sociales sólo serán meros acompañantes a la hora de parar a la derecha. De unos movimientos que no son (y no quieren ser) una prótesis de nadie.
Así pues, ¿el PSOE se fue lassalleano y vuelve con la misma vestimenta? Estimo que hubiera sido más temperada una frase (seguramente menos legionaria) que indicara su corresponsabilidad en derrotar a la derecha. Es más, el que ha vuelto o está viniendo debería archivar no pocos tics de antaño. Porque hogaño son una rémora para parar a la derecha.
En fin, un poco de formalidad. Y buen viaje.
***********
Publicado en el blog hermano Metiendo bulla.