Francia: Carta de la laicidad en la escuela

1250_portail_laicLa laicidad de la Escuela no es un obstáculo para la libertad sino la condición de su realización. Nunca se ha dirigido contra los individuos ni contra sus conciencias; al contrario, garantiza la igualdad de trato de todos los alumnos y la igual dignidad de los ciudadanos. Al rechazar cualquier intolerancia o exclusión, se convierte en el fundamento del respeto mutuo y dela fraternidad.

El Ministerio francés de Educación, en este comienzo de curso, ha distribuido esta Carta de la Laicidad en la escuela francesa como ejemplo de conducta ciudadana y de valores en la escuela. Por su interés manifiesto la reproducimos en este blog.

“La Nación confía a la Escuela la misión de hacer participar a los alumnos de los valores de la República.”

1 Francia es una república indivisible, laica, democrática y social. Asegura la igualdad ante la ley, en el conjunto de su territorio para todos los ciudadanos. Respeta todas las creencias.

2. La República laica organiza la separación de las religiones y del Estado. El Estado es neutro en relación a las convicciones religiosas o espirituales. No hay ninguna religión de Estado.

3. La laicidad garantiza la libertad de conciencia a todos. Cada uno es libre de creer o de no creer. Permite la libre expresión de sus convicciones, en el respeto de las de los demás y en los límites del orden público.

4. La laicidad permite el ejercicio de la ciudadanía, conciliando la libertad de cada uno con la igualdad y la fraternidad de todos en el deseo del interés general.

5. La República asegura en los centros escolares el respeto de cada uno de estos principios.

6. La laicidad de la escuela ofrece a los alumnos las condiciones para formar su personalidad, ejercer su libre arbitrio y hacer el aprendizaje de la ciudadanía. Les protege de todo proselitismo y de cualquier presión que les impidiera hacer sus propias elecciones.

7. La laicidad asegura a los alumnos el acceso a la cultura común y compartida.

8. La laicidad permite el ejercicio de la libertad de expresión de los alumnos con la limitación del buen funcionamiento de la escuela, del respeto de los valores republicanos y del pluralismo de las convicciones.

9. La laicidad implica el rechazo de todas las violencias, de todas las discriminaciones, garantiza la igualdad entre las chicas y los chicos y se basa en una cultura de respeto y de comprensión del otro.

10. Corresponde a todo el personal trasmitir a los alumnos el sentido y el valor de la laicidad, así como otros principios fundamentales de la República. Ellos velan por su aplicación en el ámbito escolar. Les corresponde hacer llegar el conocimiento de esta carta a los padres de los alumnos.

11. El personal tiene un deber de estricta neutralidad: no deben manifestar sus convicciones políticas o religiosas en el ejercicio de sus funciones.

12. Las enseñanzas son laicas. A fin de garantizar a los alumnos la apertura más objetiva posible a la diversidad y visiones del mundo así como a la amplitud y a la precisión de los conocimientos, ningún tema está excluido a priori del cuestionamiento científico y pedagógico. Ningún alumno puede invocar una convicción religiosa o política para objetar a un profesor el derecho de tratar una cuestión del programa.

13. Nadie puede argüir su pertenencia religiosa para rehusar su cumplimiento de las reglas aplicables en la escuela de la República.

14. En los centros escolares públicos, las reglas de vida de los diferentes espacios, precisadas en el reglamento interior son respetuosas con la laicidad. Está prohibido portar símbolos o vestidos por los cuales los alumnos manifiesten ostensiblemente una pertenencia religiosa.

15. Por medio de sus reflexiones y de sus actividades, los alumnos contribuyen a hacer vivir la laicidad en el seno de su centro escolar.

Traducción de Miguel Fernández. Reproducido a partir del sitio Laicismo.org. Observatorio de la laicidad

Documento original en francés.

Puede ampliar la información con la entrevista al Ministro francés de Educación, Vincent Pellon que reproduce Sociología crítica.