Una pica en Flandes

Foto por tony.evans
Foto por tony.evans

Por Antonio SÁNCHEZ NIETO

El peligro de las redes sociales es que, con su mal uso, pueden convertirse en un peligroso instrumento de disolución anárquica. En estos tiempos de crisis económica, política y social la autoridad, siempre necesaria, se convierte algo peligrosamente vulnerable.

   Por ejemplo: circula por la red el resultado de una votación de los europarlamentarios españoles sobre una enmienda para  dejar de volar entre Barcelona y Bruselas en preferente (1.300 € ida y vuelta) y amoldarse a hacerlo en turista por 150. De cuarenta y tres europarlamentarios, treinta y siete (todos del PP y PSOE) se opusieron, cuatro (uno de Iniciativa, otro de CIU, otro del PP y otro de ERC, catalanes, por supuesto) y dos (el del PNV y una socialista catalana) se abstuvieron. Con cada viaje en preferente se paga a un maestro durante 20 días.

Naturalmente este hecho fue presentado en la Red como una muestra de insensibilidad de nuestros representantes ante la difícil situación de millones de españoles, aparte de estéticamente cutre y políticamente inoportuna. Una interpretación fácil, demasiado obvia y, por ello, demagógica. Populismo fácil.

  Si en vez de sospechar del poder se tuviera una mirada limpia y positiva mejor nos iría a todos (o, por lo menos, a algunos). Reconozco que es cada vez más difícil; pero hay que esforzarse.

 Así, no creo que la actitud resistente de nuestros eurodiputados se deba a la molicie. La diferencia entre volar en preferente y en turista es mínima para un viaje de dos horas. Simplemente un asiento vacío a cada lado del viajero en preferente y, con suerte, alguna de las sonrisas suministradas con austeridad por las cada vez más escasas azafatas aparte de una mayor disponibilidad de retretes exclusivos (la función escatológica como espacio de distinción no ha sido debidamente estudiada). Ya no son tiempos en que se ofrecía carta de vinos y comida hasta a los turistas.

  Más bien creo que se debe a la consciencia del respeto debido a la dignidad de su cargo que implica un inevitable distanciamiento respecto a las masas. ¡El peso de la púrpura! El hecho de pertenecer al grupo de elegidos (élite, en francés) implica una distinción que ha de hacerse visible.

 Desde los sesenta el Jumbo transformó la aviación civil de un medio de transporte de élites en otro de masas, lo que obligó al establecimiento de la cortina (mas impenetrable que el Telón de Acero) como instrumento de separación de clases (preferente y turista, me refiero).

La derecha nunca ha tenido problemas para aceptar como natural la debida separación entre dirigentes y dirigidos, los mejores y los mediocres,… De siempre ha incentivado la excelencia. Por tanto, no creo que le produjera ninguna extrañeza el hecho de que los mejores estén exentos de los rigores de la austeridad.

El problema ha podido producirse en los miembros de un partido titulado socialista, en caso de que alguno profesase esa ideología lastimosamente lastrada de antinatural igualitarismo. Podrían acusarles maliciosamente de un comportamiento insolidario propio de un sindicato de pilotos, ya que ni uno solo ha elegido la austeridad.

Sin embargo, un análisis detenido del problema aflora lo positivo de su actitud:

   – Es un acto de patriotismo al sacrificar su ideología a la necesidad práctica de mostrar su unidad con el PP en aras de un frente común tan necesario para la marca España.

   – En lo personal entraña el sacrificio del natural instinto de salir de la manada, propio de los mejores, en aras del bien común de sus colegas.

   – Por otra parte es coherente en su oposición a la austeridad económica impuesta por los teutones. Actúan en sintonía con las masas del 15M.

   – Es un emocionante acto de camaradería (por cierto, la palabra camarada, exportada desde el español a todos los idiomas, se empezó a usar en Flandes aplicada al compañero de los Tercios con el que se compartía cama. Y luego dicen que no tienen memoria histórica…). Votaron todos unidos como un puño – con perdón – para no dejar a ninguno de sus compañeros con el culo al aire.

   – Demuestran a la sociedad que hay un amplio espacio de consenso con el PP que posibilitaría el gran Pacto (el contenido es lo de menos, la magia está en la palabra) que tanto añoran los españoles.

   – Colocan a los que votaron por turista en una posición periférica – de hecho ya eran todos vascos y catalanes – y antisistema frente a los dos partidos responsables. La división no está entre izquierda y derecha, sino entre españoles y nacionalistas. ¡Los españoles volamos en preferente!

 En fin, debe de ser la edad, pero cada día me resulta más agotador trascender la ilógica de lo obvio en los políticos (¿entendéis el párrafo? Yo tampoco).

ministra-banez P.D. En TV aparece la Excelentísima Ministra de Trabajo agradeciendo a la Secretaria del Trabajo germana la aceptación de unos miles de jóvenes españoles como aprendices. Dice, con orgullo, que es una muestra de la solidaridad alemana.  ¡Nadie se ha escandalizado!

 Otra: El secretario general del Sindicato de la Banca de CC.OO. ha sido la primera voz institucional en protestar contra la detención de Blesa. ¡Nadie dice nada!

 No quedan santuarios donde refugiarse. ¡Los bárbaros ya están aquí!