«Grillo crece sobre la descomposición de los movimientos»

El colectivo Wu Ming entrevistado por Roberto Ciccarelli -Il Manifesto

Seguimos aportando documentación sobre los resultados políticos de las recientes elecciones italianas. Creemos que son datos de laboratorio para otras geografías y otras situaciones. En este caso presentamos una entrevista realizada por Roberto Ciccarelli (del periódico Il Manifesto) al colectivo Wu Ming. ¿Qué significa Wu Ming? En chino puede significar “Sin nombre” o bien “Cinco nombres”. ¿Quiénes son Wu Ming? Un colectivo de literatos y activistas culturales radicados en Bolonia que desarrollan su trabajo de forma anónima y colectiva en la red. Su plataforma de intervención se denomina Giap (recuerden, el general vietnamita que derrotó al ejército estadounidense) y merece la pena que nuestros seguidores españoles lo conozcan y observen. En esta entrevista, desarrollada el pasado mes de enero, valoran el papel de Grillo y su movimiento, no por cierto de forma benévola, en la situación de crisis italiana. El texto a continuación es la versión en español, realizada por el blog Sociología Crítica al que agradecemos el trabajo, del original italiano publicado en el sitio Giap.
Mantén la calma y animemos la revuelta.
Mantén la calma y animemos la revuelta.

IL MANIFESTO: La de Grillo es una estrategia de distracción. Siempre empujando a la “indignación” tan celebrada en las acampadas españolas o en los occupy americanos, lejos de las plazas italianas. Cuanto más feroz se hace la crisis, más se hacen confluir las descargas de resentimiento en un formato cómodo, el del blog del Jefe de los Cinco Estrellas que excita el justicialismo jacobino contra la “casta” y sus máscaras. Para Wu Ming, el colectivo de cinco escritores autores de Q (como Luther Blisset), 54 y Altai, el movimiento cinco estrellas ha encuadrado las energías potenciales de una revuelta contra la austeridad en una jaula discursiva que hace una parodia del conflicto político, dejándolo administrar por ”una organización sectario-empresarial” (la Casaleggio & Asociados) y por la conducción simbólica de Beppe Grillo. Para ellos el radicalismo penta-estrellado “administra la falta de movimientos radicales en Italia”. La tesis expuesta con determinación en un artículo en “Internazionale”, ha sido ampliada en “Giap”, el influyente blog de los Wu Ming, interrumpiendo el silencio atónito de los movimientos que han atravesado el último decenio, desde Génova a las campañas sobre los bienes comunes.

ENTREVISTADOR: Vosotros decís que Grillo no es un incendiario, sino un bombero porque practica la sistemática ocupación del espacio discursivo de los movimientos: el NO TAV, el agua bien común, la escuela y la universidad, la renta. Y lo recoloca en un marco que definís de “derecha”. ¿Podéis explicar qué significa?

WM: El nacimiento del grillismo es una consecuencia de la crisis de los movimientos altermundialistas de principios de la década. A medida que aquel río se secaba, el grillismo comenzaba a fluir por el viejo lecho. Los primeros años, los líquidos eran todavía “mixtos”, y eso ha impedido ver qué se agitaba en aquella mezcla, además de atenuar ciertas pestes. A continuación, el crecimiento tumultuoso del M5S se ha convertido a su vez en una causa –o almenos en una cocausa importante- de la ausencia de movimientos radicales en Italia por la vía de la sistemática “captura” de las instancias de las luchas territoriales, sobre todo de las más “fotogénicas”. No hay lucha “cívica” sobre la que el M5S no haya puesto el sombrero, describiéndose como su único protagonista. Temas, reivindicaciones y palabras de orden han sido cooptados y re-declinados en un discurso que confunde y clásicamente “ni-ni”, es decir, que se presenta como más allá de la derecha y la izquierda. Es un discurso que acumula cada vez más contradicciones, porque mete juntos ultraliberalismo y defensa de los bienes comunes, retórica de la democracia directa y grillocéntrico “principio del jefe”, apoyo al NO TAV que hacen desobediencia civil y legalismo simple que confunde la ética con no tener condenas judiciales.

Este último aspecto ya era evidente en el primer V Day (vafanculo Day, día de mandarlos a tomar por culo), cuando desde el palco juntó a Daniele Farina, de Leoncavallo (organización de izquierda ecologista con base en la autogestión) con gente relacionada con la mafia, sólo porque también él tenía “condenas”. Ya todo esto huele a cultura de derechas, pero lo que sobre todo parece de derechas es la narración sobre Italia que hace Grillo.

ENTREVISTADOR: ¿Cuál es la narración de Grillo?

WU MING: Hay un “Pueblo honesto” (tomado como indiviso interiormente, nada de clases, nada de intereses contrapuestos) y hay una “Casta corrupta” descrita como externa al “Pueblo”. Para resolver los problemas de Italia, hay que elegir “personas honestas”, que no tomarán “decisiones de derechas” o “decisiones de izquierda”: tomarán las decisiones “justas”. En esto, la retórica del grillismo es afín a la del tan odiado gobierno Monti: las cuestiones son técnicas, no políticas. Es un encuadre simplificador y que consuela, que elimina las contradicciones, no toca las causas de la crisis y ofrece enemigos fáciles de reconocer.

ENTREVISTADOR: ¿Pero por qué el M5S consigue hoy un enorme consenso incluso entre personas de izquierda y activistas de movimientos precedentes?

WU MING: Si Grillo y Casaleggio han conseguido hacer ésto, es porque los movimientos no han sabido encontrar vía de salida de la crisis que los ha golpeado hace diez años, no ha habido un trabajo de reorganización, y los ciclos de lucha que se han sucedido no han prendido con sentido común. Grillo personifica el fracaso de los movimientos, es sobre ésto que principalmente debemos preguntarnos. El hecho de que muchas personas de izquierda incluso radical (hasta protagonistas de los precedentes ciclos de luchas) hayan escogido a Grillo “porque no hay otra cosa” es comprensible, no es con ellos con quien nos la tomamos. Pero estamos convencidos de que el M5S es una falsa solución, y el “no hay otra cosa” es una consecuencia de la “captura” que decíamos: si a cada movimiento le superponen la cara de Grillo, es inevitable tener la sensación de que sólo se mueve él. Hay que deshacer el encanto y, al mismo tiempo, hay que encaminar un duro trabajo de reconstrucción.

ENTREVISTADOR: Hablábais del NO TAV. El 23 de marzo todos los parlamentarios del M5S irán al valle de Susa a manifestarse contra el TAV, una señal fuerte, el movimiento hace propias las instancias del valle. Y esto se podría repetir para otros movimientos. ¿Cómo puede ser compatible esta decisión de organicidad con un movimiento real con el encuadre de derechas de M5S?

WU MING: Deberían ser ellos los que explicasen cómo se concilia el apoyo a un movimiento que no teme recurrir a la ilegalidad y ha practicado incluso el uso de la fuerza, con una concepción de “honestidad” que se limita al certificado de penales “limpio”. Esta también es una contradicción que el activismo frenético y aparente intenta mantener oculta: se corre aquí y allá precisamente para no afrontar de verdad ningún nodo de fondo.

ENTREVISTADOR: ¿Podéis poner un ejemplo de un “nodo de fondo” que no quieren afrontar?

Wu Ming: La renta básica de ciudadanía. La nombran continuamente, y este era ya un viejo vicio del movimiento “antagonista”, sobre todo de cierto post-obrerismo un poco… “flower power”. ¿Pero qué se entiende por renta básica de ciudadanía? La cuestión se divide ulteriormente en dos: ¿qué se entiende por renta?, ¿es un subsidio de desempleo?, ¿es el salario mínimo?, ¿son mil euros por cabeza? Y por otra parte, ¿los sacamos de tasas a los ricos o aboliendo las pensiones y cortando todos los gastos públicos? Seguro que el ultraliberal Casaleggio empuja hacia la segunda hipótesis, ¿pero están todos de acuerdo? Por otra parte, ¿qué se entiende por “ciudadanía”? ¿es el principio universal nacido de la Revolución Francesa o es su declinación nacionalista de derechas?, ¿es ius soli o ius sanguinis? Mi vecino de piel oscura, cuyos hijos van a la escuela con los míos, ¿está incluido o no? A juzgar por ciertas expresiones racistas provenientes de exponentes del M5S y de Grillo en persona, diríamos que no está incluido, que la “renta básica de ciudadanía” sería suministrada según criterios chovinistas.

ENTREVISTADOR: Animáis a la revuelta de la base del movimiento contra el vértice del M5S y la base. ¿Pero de qué base estamos hablando, visto que en M5S están los precarios y el CIF, pero también el pequeño emprendedor en crisis o el pensionista?

WU MING: Al respecto de ésto se ha generado un equívoco. Por “animar a la revuelta dentro del M5S” nosotros entendemos el auspicio de que las contradicciones se perfilen y exploten. Esto no debe confundirse con un discurso ingenuo sobre la “base” que “es buena”: en la base hay muchos fascistas y gente que hasta ayer se exaltaba por Bossi o por Berlusconi; está también aquel tipo del M5S Pontedera que ha propagado un comunicado racista escalofriante, está aquel grillito sardo que ha comparado el matrimonio gay con la cópula con animales… La “base” no es “buena”, éste también sería un encuadre de derechas, una forma de dejar entrar subrepticiamente el discurso del “Pueblo” contra la “Casta” allí donde en este caso la casta son Grillo y Casaleggio. No, nosotros esperamos rupturas verticales y horizontales, y sobre cuestiones concretas. Serán las batallas específicas las que pongan a los grillitos “de izquierda” frente a decisiones que ya no son postergables.

ENTREVISTADOR: ¿Pensáis que Grillo aceptará la oferta de “gobernar” para no “acabar como en Grecia”?

WU MING: Casaleggio [el gurú mediático que ha dirigido toda la campaña de Grillo y su movimiento] , que seguro se ha devorado manuales de marketing como “Prosperar en el caos” de Tom Peters, se está interrogando sobre cómo mantener la imagen del M5S como “gran desorden” incluso en una fase como esta, donde alguna decisión concreta tendrán que tomar, y a cualquier decisión concreta será sacrificado algo (y alguno) En cualquier caso, escojan el camino que escojan, las contradicciones no podrán ser ocultadas por mucho tiempo.