Jürgen Trittin : “Un nuevo gobierno en Alemania dejaría más espacio para las inversiones en crecimiento sostenible y en educación”

Entrevista con el dirigente verde alemán sobre la política europea de Angela Merkel y el futuro de Europa

Juergen_TrittinPREGUNTA: La política europea de Merkel no ha logrado hasta ahora solucionar la crisis de la eurozona y ha sido ampliamente criticada en toda Europa. Las recientes elecciones italianas han vuelto a demostrar el nivel de descontento con la dirección política de Europa. Si usted forma parte del próximo gobierno alemán ¿qué le gustaría cambiar en el enfoque de la política alemana sobre Europa? ¿Cambiaría la actual política de austeridad que es considerada como la principal razón del mal resultado económico de Europa?

Jürgen Trittin: La crisis no es, como quiere hacernos creer la señora Merkel, el resultado de una excesiva deuda de los estados sino que es debida a la quiebra del sistema bancario que incrementó el nivel de deuda de los bancos y de los hogares. El hecho de que los gobiernos de toda Europa tuvieran que rescatar al debilitado sector bancario ha llevado a un aumento de las deudas estatales. La segunda causa de la crisis son los desequilibrios económicos entre los Estados miembros de la zona euro. Obviamente, la Canciller ignora estas causas profundas de la crisis y por el contrario sigue imponiendo estrictas políticas de austeridad. Creo que necesitamos sólidas políticas fiscales y presupuestarias en los estados miembros de la UE. Sin embargo, la recesión a la que se enfrentan muchos Estados miembros de la UE y el alarmante aumento de las tasas de desempleo en el sur y en algunos estados de Europa del Este, especialmente entre los jóvenes, muestran que la austeridad por sí sola es el camino equivocado para salir de la crisis. Necesitamos desesperadamente más inversiones en crecimiento sostenible y en  educación con el fin de crear puestos de trabajo y ofrecer una perspectiva a los jóvenes en Europa. El reciente compromiso sobre el presupuesto a largo plazo de la UE, impulsado por la señora Merkel, nos muestra que la prioridad se basa de nuevo en las grandes empresas agrícolas más que en inversión en crecimiento y empleo. Este es un desarrollo preocupante y una mala política para el futuro de la UE. En el curso de las negociaciones sobre el tratado fiscal europeo obligamos al gobierno a imponer un Impuesto sobre las Transacciones Financieras y aumentar las inversiones. Un nuevo gobierno en Alemania, sin duda remarcaría este enfoque: la solución de la crisis de la deuda no a través de medidas de austeridad, sino por un pacto fiscal europeo que refuerce la parte de los ingresos en los presupuestos del Estado y por lo tanto deje más espacio para las inversiones en crecimiento sostenible y en educación.

Angela Merkel suele hablar acerca de la necesidad de que los países en crisis de la Eurozona ajusten su competitividad, por ejemplo, precios y salarios. Una crisis de balanza de pagos es a menudo considerada como la clave del problema estructural subyacente en la zona euro. Pero en este contexto, tanto los países con déficit como con superávit juegan un papel importante. ¿Qué cree usted que tienen que hacer los países con superávit como Alemania con el fin de ayudar a superar la crisis de la eurozona? ¿Mejores salarios y un salario mínimo legal en Alemania forma parte de la solución?

J.T.: No hay manera de evitarlo: tenemos que reducir los desequilibrios económicos dentro de la zona euro. Esto incluye tanto a los países con déficit como los países con superávit como Alemania. El 25% del superávit exportador de Alemania se generó en Grecia, Italia, Irlanda, España y Portugal. Por eso durante años Alemania se ha beneficiado de una política de desequilibrios económicos a costa de los estados con déficit los que, en consecuencia,  tuvieron que enfrentarse a una recesión lo que llevó a su vez a un aumento de su deuda pública. Esto les llevó a la crisis actual. Resolver los problemas estructurales en el interior de la Eurozona es por lo tanto del mayor interés para la propia Alemania. Es importante fortalecer la competitividad en los estados con déficit y al mismo tiempo aumentar la demanda interna en Alemania, por ejemplo mediante la aplicación de un salario mínimo legal. Alemania es uno de los últimos países sin un salario mínimo en Europa. Por otra parte, la UE tiene que convertirse en una verdadera unión económica y monetaria. Una moneda común sin gran coordinación de las políticas económicas, financieras y fiscales no va a funcionar. Tenemos que reducir nuestras deudas estatales en Europa, imponer una fuerte regulación de los mercados financieros y establecer una supervisión bancaria común, efectiva, así como un pacto europeo contra la evasión fiscal.

El primer ministro británico, David Cameron, ha dado recientemente un discurso en el que exigió un trato especial para el Reino Unido a la vista de los cambios que va a haber en la Unión Europea. ¿Cuál es su reacción a ese discurso? ¿Puede haber un trato especial para un solo país? ¿Acaso no es este el comienzo del fin de la Unión Europea, el que cada estado miembro trate de tener un derecho de opt-out (cláusula de exclusión voluntaria) en aquellos aspectos de la Unión que no les gusta, haciendo que la UE fuese efectivamente ingobernable? ¿Qué solución ve para este problema? ¿Podría la UE ser en el futuro una Europa de varias velocidades con la zona euro en su núcleo y un segundo nivel de estados no miembros de la Euro?

J.T.: La verdad es que la salida de la crisis sólo se puede lograr con una mayor integración y con políticas más coordinadas a nivel europeo. No es aceptable que David Cameron, obviamente, quiera beneficiarse de las ventajas de un mercado común europeo, pero no esté dispuesto a contribuir a una Europa más integrada. Yo estaría feliz de ver a Gran Bretaña ejerciendo un papel pro-activo y constructivo sobre el futuro de Europa, pero al final son los ciudadanos británicos los que tendrán que decidir si permanece en la UE con una mayor integración o no.

¿Dónde ve la Unión Europea dentro de diez años?

J.T.: Dentro de diez años, los estados en crisis se habrán recuperado y espero que hayamos puesto en marcha una verdadera unión económica y monetaria de la UE. La regulación de los mercados financieros con una supervisión bancaria efectiva y un impuesto sobre las transacciones financieras serán medidas útiles para evitar otra crisis en la zona euro y para responsabilizar a los actores a compartir una parte de los costos de la crisis. La UE estará en su camino hacia una economía sostenible basada en las energías renovables y la producción eficiente de los recursos. Lo más importante, espero que dentro de diez años la Unión Europea sea más fuerte que nunca, en lo económico, lo político y democráticamente. Para el Partido Verde, es fundamental fortalecer la participación democrática y el control de las decisiones políticas en un Parlamento europeo más fuerte. Nosotros, como Verdes, estamos por una Unión más fuerte y más integrada. Para lograr este objetivo, también tenemos que cambiar las competencias nacionales a nivel europeo con el fin de obtener más soberanía política. Todo esto sólo se puede hacer mediante la activación de un amplio debate público sobre qué tipo de Unión Europea queremos y haciendo que la gente participe en los debates y decisiones en Europa.

……………………

Jürgen Trittin  es un político alemán del partido de Los Verdes. Fue Ministro Federal para el Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear desde 1998 hasta 2005. Nació el 25 de julio de 1954 en Bremen.

Publicado originalmente en inglés en Social Europe Journal el 8 de marzo.