La España (i)Real

Por Pablo del BARCO

felipeVSoy de los españoles, y hay muchos, que duda de la necesidad de soportar en la actualidad un monarca tan (i)real como el nuestro, alejado del pueblo salvo en lo folklórico, heredero de una monarquía impuesta tras su última huida de España en 1931 y derrochador, entre él y la familia, de las arcas públicas, con una fortuna personal que sorprende en quien llegó a España con los bolsillos vacíos. Del rey hay noticias confirmadas de su participación en el 23F como promotor o maniobrero del pretendido golpe militar. Su historia, desde sus orígenes, deja mucho que desear. Juan Carlos tuvo un padrino repugnante que asoló España cuarenta años al que su abuelo Alfonso XIII, que se definía como “falangista de primera hora”, ayudó en el golpe militar de los sublevados contra la República en 1936. Ya sabes lo mucho que te quiere y te aprecia tu afectísimo amigo que te abraza. Alfonso XIII, le decía el rey, desde Marruecos, al general fascista en 1925. Pero la historia de huidas y deserciones de la Monarquía española es larga. Fernando VII, el rey felón, regresó a España tras la marcha de Napoleón para convertirse en un despiadado absolutista enemigo de las libertades y de la cultura, derrocando la Constitución de 1812, cuya celebración ha dirigido su descendiente Juan Carlos. La hija del servil Fernando VII, Isabel II, reina conocida por su furor uterino imparable, huyó de España tras la Revolución de 1868; en los jardines de París se dedicaba a perseguir a bellos muchachos y a punto estuvo de crear problemas diplomáticos. Engendró un hijo con el bello capitán de ingenieros Enrique Puigmoltó, que sería el rey Alfonso XII; de su marido real se narran actividades de pederastia y exceso de melindres femeninos. Las Cortes Constituyentes, con una amplia mayoría monárquica, proclamaron la Constitución de 1869, que establecía como forma de gobierno una monarquía constitucional, y la imposición de Amadeo I, hijo del rey de Italia; bonita componenda patriótica. El 29 de septiembre de 1874 se proclama la restauración monárquica con Alfonso XII. Desde 1931 –huída del monarca a Francia- hasta 1978 la monarquía española estaba en manos teóricas y lejanas de Don Juan, padre del rey, que no podía serlo por haber nacido fuera de España y ser hijo de Alfonso XIII, desposeído de su condición de monarca y acusado de alta traición a la patria.

Creo que ninguna monarquía europea ha ido por tan malos caminos como la española y ha aportado tan poco, salvo desastres, como el vaivén continuado de las guerras carlistas, la pérdida de las colonias americanas en el  98, la guerra de África, y fugas en una monarquía de ida y vuelta que siempre ha llevado más que ha traído. Hagamos una excepción: la serie de amantes que les ha crecido y acompañado. Los Reyes Católicos vivían con escasas relaciones maritales que Fernando compensaba con interminables amantes. Carlos V tuvo un buen número de hijos bastardos, igual que Felipe II, de tan buena apariencia moral; Felipe IV iba a la caza de monjas y actrices (insistencia de los monarcas); Madrid estaba lleno de sus hijos naturales. Carlos IV mantenía un singular trío con María Luis de Parma y Godoy. Alfonso XIII tuvo cinco hijos naturales, que se sepa, algunos también con una actriz. Y en esa tradición milita el rey Juan Carlos, que en 1959 tuvo una hija con Olghina de Robilant, Paola, profesora hoy de la Universidad de Columbia, que no quiere saber nada del padre, desentendido de ella. Añadamos una pareja de jóvenes que están intentando ser reconocidos como hijos del rey. No soy tan moralista como para preocuparme de la ética del rey ni de su vida privada, que no hace vida marital desde 1976 aunque persiste en el simulacro, pero sí me molesta el dinero que sus actividades amorosas nos pueden costar. De los 500 millones de pesetas que se pagaron a Bárbara Rey por su silencio no duda nadie. Y ahora, con la princesaquenoes, Corinna, estamos de nuevo dispendiando los escasos ahorros de todos los españoles. Un casa en el Pardo decorada a gusto de ella, desplazamientos, seguridad…, pagado con fondos públicos ¿Para esto queremos un rey, comisionista, que escribe –le escriben- tres discursos al año para engatusar a los españoles, con el aplauso de muchos medios de comunicación, que dicen que representa a los españoles? Yo no deseo que me represente, dudo de la efectividad de su “trabajo”, no quiero que mis amantes me las paguen los fondos públicos, ni irme de cacerías subvencionadas cuando mis compatriotas sufren hambre y son desalojados de sus viviendas, ni que crean que soy de la misma calaña del que  nos representa. Soy de los que cree que no nos hace falta el rey, que pasó su tiempo, que se debe reformar la Constitución para librarnos del servilismo de la monarquía huidiza, espuria, que padecemos. (Continuará)

Anuncios