Loterías

Por Juan JORGANES

Foto Flickr.  Hirian Aldizkaria
Foto Flickr. Hirian Aldizkaria

La Asociación de Comerciantes del Casco Histórico de Santa Cruz de La Palma sortea un puesto de trabajo para fomentar el consumo estas fiestas navideñas. El pasado verano una empresa publicitaria anunciaba en las calles de Barcelona trabajo estable, que también se sorteará, durante un año con un sueldo de 20.000 euros brutos y con alta en la Seguridad Social. Quienes participen deberán ceder sus datos personales a las empresas anunciantes que patrocinan la campaña. El sorteo se realizará ante notario la semana del 3 al 7 de junio de 2013 entre las personas apuntadas (no exige ningún gasto). Quien se dé de baja porque se harte de recibir publicidad perderá el derecho de participar en el sorteo.

-¡Mi trabajo en un puto bombo…!
-¡Y el currículum en la mierda…!

La empresa pública Loterías y Apuestas del Estado aportó 6.000 millones de euros al fondo de liquidez para la autonomías aprobado por el Gobierno en julio por un total de 18.000. Aunque la mudable Fortuna nos fatigue con sus veces alternas, “alegres agora e agora enojosas”, jugarse un euro en la primitiva o aspirar al Gordo de Navidad con la compra de una pequeña participación se vuelven actos de aportación patriótica -interesada, sí, pero patriótica- a la empresa nacional más solvente. Incluido el trabajo entre los juegos de azar, convendría la supervisión del organismo de Loterías por su reconocida experiencia en el sector. Aportaría formalidad y protocolo que se informara del resultado del sorteo semanal los viernes en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. Para estos tiempos azarosos, a la canción de Nicolás Guillén y Daniel Viglietti le faltan unos versos con un bombo entre aquellos que dicen

                                                                Me matan si no trabajo,
                                                                y si trabajo me matan.
                                                                 Siempre me matan, me matan, ay,
                                                                 siempre me matan.

Anuncios