Tres novelistas sevillanas

Por Antonio RODRÍGUEZ ALMODÓVAR

el-sonambulo-de-verdun-9788423345557 en el pais de las mariposas

 

 

 

 

 

 

 

 

En estos tiempos de incertidumbres radicales, es de agradecer que se formen grupos de lectores, ávidos de alguna certeza, sin abandonar las preocupaciones por el drama creciente de cada día, sino más bien tratando de alcanzar en registros literarios del pasado explicaciones posibles a la turbulencia que nos oprime, como si viviéramos un presente excesivo. Es lo que viene propiciando, afortunadamente, el club de lectura de UGT Sevilla, este trimestre dedicado a tres novelistas sevillanas, dignas de la mayor atención: Eva Díaz Pérez, María Iglesias y Nerea Riesco (por su orden de intervención en la Casa del Libro). Todas tres, entregadas a la muy difícil tarea de poner en claro algunos de los aspectos más turbios del pasado, de Sevilla, de España, de Europa. Y no como urdidoras de pretextos narrativos, en ambientes pretéritos de dudoso colorido, según quiere la moda de la “novela histórica”, sino haciendo novela de la Historia, que es un concepto bien distinto.
Curiosamente, parecería que las tres se hubieran puesto de acuerdo en registrar sus incursiones en las tinieblas de siglos sucesivos: Memoria de Cenizas, de Eva Díaz, por una Sevilla del XVI, que persiguió hasta la hoguera de la Inquisición a aquellos raros frailes humanistas del Monasterio de San Jerónimo; El elefante de marfil, de Nerea Riesco, en el menos vivenciado de nuestros siglos, el XVIII, en pleno terremoto de 1755, y, al fondo, con una partida de ajedrez inconclusa, entre musulmanes y cristianos, que fácilmente se convierte en otra metáfora de la intolerancia; y Lazos de humo, la primera y sorprendente novela de María Iglesias, que nos lleva de la mano por casi todo el siglo XIX, con un río de historias de 630 páginas, hasta toparse también con la ciudad levítica y provinciana. En las tres, por descontado, hay mujeres valientes que inauguran y sufren, y hombres igualmente forjados en la miseria, el deseo de saber y de romper con las viejas ataduras. No lo conseguirán, y en casi todos los casos se vislumbra un final trágico, ya sea el de la vieja Europa de la I Guerra Mundial (El sonámbulo de Verdún, de Eva Díaz), o de la II República Española (El club de la memoria, de la misma autora); o de la Sevilla ilustrada que pudo ser y no fue, en el relato de Nerea Riesco, o de la pervertida aventura del Descubrimiento de América, en otra novela de esta misma, El país de las mariposas.
portada_lazos_de_humo_web_medNo deja uno de preguntarse de dónde habrán sacado estas escritoras, próximas en edad y saber –las tres combinan la creación literaria con el periodismo–, una común pasión intelectual por traernos el pasado, como si estuviera vivo; sobre todo el turbulento pasado de España, y a menudo desde Sevilla, pese a que este desdichado país nuestro es “el ejemplo definitivo de un pueblo memoricida y patético” (Eva Díaz); compartiendo, también, un mismo discurso heterodoxo, agnóstico e internacionalista. Justo las tres cosas que más falta nos hacen en esta hora de ortodoxias, de fanatismos, y de peligrosos nacionalismos esenciales. Me parece un signo de vitalidad y de valentía, que espero no se doblegue, por nada ni por nadie. Ah, y un detalle nada baladí en estos tiempos: las tres editan en la ciudad de Barcelona.

…………….

Publicado en El Correo de Andalucía, el 15 de diciembre