Catalunya y las cosas del comer

Por Lluis CASAS

Entra en faena Lluis Casas,  economista ligado históricamente a la izquierda que representó el PSUC.  De esta forma y de momento el partido está territorialmente equilibrado y la Conversación sobre Cataluña se amplía. Las cuestiones fiscales parecen prioritarias así que nuestro corresponsal catalán nos ilustra sobre los déficits y compensaciones.
 
No sé si me meto en camisas en once varas o en donde no me llaman. Ambas cosas son peligrosas porque corres el riesgo que te mienten a la madre, al padre, a tus orígenes o a tu circunstancia. Lo peor que te pueda pasar es que alguno de los medios de manipulación se aproveche de lo escrito y te ponga en una ficha ideológica por una línea entre cien, o por una simple palabra entre mil. Como cuento, sin duda alguna, con la gallardía paparandesa y sé que no voy a quedarme solo con el apoyo del primo de Sumosol, diga lo que diga, ahí voy y sea lo que los dioses menores quieran.
Las dos entregas de la conversación son sumamente interesantes y repletas de verdades y matices de gran importancia. Independientemente del acuerdo o no que pueda tenerse con ellas. Constatación que tal vez no hiciera falta, pero que quiero que conste.
La segunda parte de la conversación, que  me recuerda argumentos y complejidades ya veteranos, hace un excelente análisis del fenómeno convergente y del olvido de la izquierda de lo que habían aconsejado múltiples teóricos y prácticos del movimiento obrero y socialista o comunista. Las advertencias gramscianas sobre la hegemonía (social, cultural, etc.) solo son un caso entre los muchos que pueden citarse. Pero como no se trata de repetir lo dicho por Javier Aristu y por José Luis López Bulla, voy a lo mío que pienso que puede ser complementario en la conversación.

En primer lugar hablaré sobre el déficit fiscal. Argumento aparentemente central en la estrategia independentista o simplemente reformista del gobierno de CIU, la propuesta de pacto fiscal. Como el asunto es asaz complejo y de cifras se trata, evitaré el lenguaje tecnológico del economista e iré directo a la tesis, que tengo por probada.
Efectivamente, Catalunya tiene un balance fiscal con el resto de España negativo. Eso significa que aporta per cápita menos de lo que recibe. Dicho así nada es anormal. En todos los países existen flujos fiscales desde los territorios con mejores ingresos hacia los situados por detrás. Lo anormal es que en base a ese flujo, Catalunya acabe recibiendo una cifra menor per cápita para financiar sus servicios públicos básicos y una menor aportación para sufragar las infraestructuras que corresponde al mayor exportador del país que las CCAA que se benefician de ese flujo. De ahí se explica, al menos en parte, la deuda acumulada por Catalunya, la mayor del estado (ojo, a pesar de ello esa deuda es todavía absolutamente manejable, menos de un 30% del PIB catalán, muy por debajo de los landers alemanes o los estados canadienses o, etc. etc.). El debate sobre el monto concreto de ese déficit varia con el método de cálculo y con el que paga el estudio, pero no hay duda de su existencia y de su importancia. A ello viene a añadirse la dichosa crisis y el cambio en el balance fiscal estatal. Antes existía un superávit y por lo tanto, el cálculo del débito para Catalunya tenía pocas pegas. Con el cambio producido por la crisis y el paso a un déficit estatal financiado externamente, a coste muy alto, los flujos fiscales entre CCAA y el Estado se complican. Una parte de las aportaciones financieras para las CCAA ya no provienen del mecanismo interno (los flujos de Catalunya, Madrid, Valencia, Baleares), sino simplemente del ingreso de la deuda.
Pese a ello, permanece el problema básico: Catalunya sigue aportando más de lo que recibe y de descoloca hacia abajo en el ranquin de ingresos per cápita para el servicio público. Una forma de decirlo es que el ciudadano en Catalunya dispone de menos dinero para la educación, la sanidad, los servicios sociales y el resto de prestaciones básicas que los ciudadanos de Extremadura o Andalucía, por ejemplo.
La conclusión es, pues, que la reclamación financiera catalana tiene sentido y proviene de una necesidad esencial. La cifra puede ser discutida, probablemente no es ese 16.000 millones (ni mucho menos, me consta que tanto en los medios universitarios, entre algunos partidos y en el propio gobierno catalán existen cifras alternativas mucho más realistas, pero que dada la coyuntura se ocultan) anuales que algunas exhiben como una cruz a la que seguir, pero está en unas cifras que merecen atención y reforma.
Ese camino, el de la reforma, dio un buen salto con el tripartito y con el nuevo Estatut, que hizo aumentar significativamente los ingresos para el servicio público en Catalunya en una cifra de unos 3.000 millones anuales y consiguió enderezar la posición en el ranking levemente por encima de la media. Eso la derecha nacionalista se lo ha pasado por donde ustedes saben, sin reconocer nunca el substancioso cambio en la cifra y en la propia deriva prevista.
Hasta aquí la parte del déficit fiscal. Existe, es importante y la economía catalana y el ciudadano catalán necesitan el reequilibrio, sin eliminar las aportaciones solidarias hacia otros territorios. Por ello es absurda la insistente negativa a la reforma e incluso la negativa del hecho en sí, como tan a menudo se está dando. Para una parte de los receptores de las aportaciones provenientes de Catalunya, alguien les ha vendido el mundo al revés.
Dedicaré unas líneas a una sección del déficit que se contabiliza a parte: la inversión estatal en Catalunya, regulada también en el Estatut e incumplida permanentemente por el Estado. Catalunya como uno de los ejes motores de la economía española y el principal exportador de bienes y servicios necesita que su productividad social no se vea dañada por la falta de inversión en comunicaciones, transporte ferroviario, medio ambiente, tecnología, etc. Su competitividad depende de ello. Hasta el reciente Estatut, este apartado producía más vergüenza que otra cosa a la vista de la distribución que el Estado federal hacía de sus inversiones (al margen esa parte de la inversión tipológicamente inútil que hemos visto aparecer recientemente en toda su crudeza). No hace falta que les cite concreciones, son tantas que con ejemplarizarlas con las conexiones ferroviarias en el puerto, con la frontera francesa y con el aeropuerto me parece que bastan (para mejor información me remito a “Espanya, capital París” de Germà Bel). Pues bien, con el Estatut vigente, el estado ha seguido incumpliendo lo que la ley le obliga y lo que Catalunya necesita. Visiten, sino las obras de la NII y comprueben como está la conexión pública con Europa. Eso es innegable.
La suma de los dos aspectos refleja un panorama perfectamente instrumentalizable (o dignamente utilizable) para establecer que no hay forma de reformar y más vale salir por la ventana.
Siguen más cosas, pero dejo a los probables interlocutores el turno.

Más artículos de esta Conversación sobre Cataluña:

Anuncios