Méritos

Por Juan JORGANES

Las oposiciones de Secundaria convocadas por el Gobierno cántabro (25 plazas) se celebrarán por primera vez en septiembre para minimizar “el efecto llamada”. Se cambió el calendario habitual de estos exámenes a final de curso para mantener alejados a los interinos de otras autonomías.

El Gobierno cántabro destaca los criterios de puntuación de los opositores. “Se vuelve a la normalidad. Los últimos años el 95% de los que sacaban plaza eran gente con experiencia. Ahora una persona con una buena nota podrá conseguir la plaza con pocos méritos”, ha explicado la directora general de Personal y Centros Docentes de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, María Luisa Sáez de Ibarra.

-¡Cuidao con el soriano!

¡Mira esa, lleva un currículum recortao!

Siglos atrás, en la cervantina elección de los alcaldes de Daganzo, Humillos, uno de los candidatos, presumía de no saber leer. Como méritos aportaba el rezar cada semana cuatro y cinco veces y ser cristiano viejo. Con eso “me atrevo a ser un senador romano”, argumentaba. Por los años 90 del
siglo pasado, la UNESCO promovió una Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI. La presidió Jacques Delors, expresidente de la Comisión Europea (1985-1995). El capítulo 7 del informe se titula El personal docente en busca de nuevas perspectivas y su primer epígrafe Una escuela abierta al mundo. Entre las recomendaciones, se hace hincapié “en la importancia del intercambio de docentes y de la asociación entre instituciones de diferentes países, que aportan un valor añadido indispensable a la calidad de la educación y, al mismo tiempo, a la apertura de la mente hacia otras culturas, otras civilizaciones y otras experiencias”. Evidentemente, Sáez de Ibarra queda más cerca de Humillos que de Delors al blasonar su consejería con el lema Cerrado y pocos méritos.

[Este artículo se publica también en Las trescientas, blog de Juan Jorganes]