En campo abierto

1 de mayo de 2012. Miles de personas salen a la calle a manifestarse por la dignidad del trabajo y para protestar contra las medidas que se están tomando desde los gobiernos.

Una vez más, una llamada crisis económica pretende ser la excusa para reajustar de forma brutal las correlaciones sociales conseguidas, poco a poco y con no pocos esfuerzos, durante las últimas décadas. De nuevo, los pocos y poderosos quieren transformar la actualidad para diseñar un futuro donde su poder y su beneficio son sus vectores de conducta.

Andalucía acaba de comenzar un ciclo político completamente nuevo. En medio de la mayor crisis social y económica que hemos podido conocer la mayoría de los ciudadanos adultos nace un gobierno de la Junta de Andalucía que reúne a las dos tradicionales fuerzas progresistas que han existido en esta tierra desde hace décadas. Del enfrentamiento cainita hemos pasado a la colaboración y el gobierno conjunto. De la corrupción desde las alfombras del poder a la aceptación de comisiones parlamentarias de investigación. Del discurso aquel de las dos orillas (auténtico engendro político que costó una profunda crisis en una parte de la izquierda) se ha  pasado al diálogo desde las propias identidades. Estamos seguros de que un nuevo periodo más positivo ha comenzado. A pesar de que la situación económica y social amenaza desde el principio los proyectos en los que tradicionalmente se han basado las fuerzas del progreso. Y, además,  con una derecha que por primera vez ganó en votos y espera ansiosa el fracaso de este proyecto. Para eso trabajarán desde el gobierno de la nación y desde la oposición en Andalucía.

Nuestra experiencia vivida nos hace esperar con serenidad no exenta de escepticismo positivo el discurrir de este gobierno. No están las cosas para tirar cohetes y por eso saludamos la llegada de los nuevos gestores con el ánimo positivo y abierto a las manos tendidas.

Desde esta tribuna que hemos venido a identificar como CAMPO ABIERTO estamos dispuestos a colaborar desde la crítica y la reflexión a que esta nueva etapa que se abre sea, de verdad, un ciclo donde se destierren los sectarismos, las identidades imaginarias de un pasado mejor, los plegamientos ante los poderosos, los lenguajes técnicos que no esconden sino ineficacia y carencia de afán de cambio… en definitiva todo aquello que ha hecho de la izquierda un proyecto a veces inútil cuando no espejo de la derecha.

Este blogg está alimentado por las ideas de personas diversas que, cada uno con su visión y su matiz, deseamos ayudar a formar, modestamente, masa crítica en una Andalucía que se proyecte hacia el futuro, profundizando en la libertad, la igualdad y la justicia. Una Andalucía que, cambiando lo que haya que cambiar, sea territorio plural, abierto y dinámico, donde las nuevas generaciones puedan sentirse integradas en su proyecto social. Precisamente porque arrancamos en una coyuntura desastrosa donde la sociedad va a verse sometida -se está viendo sometida- a una profunda conmoción en sus tradicionales vínculos de cohesión y organización interna es bueno decir que hay que aprovechar precisamente este momento para proyectar la nueva sociedad que está en germen, que no vale clamar por aquello que se nos fue, que es momento de nuevos tiempos y para eso las fuerzas progresistas deben cambiar y deben también favorecer la innovación y la creatividad de todos. Precisamente porque estamos en un campo abierto ya no valen, posiblemente, los viejos moldes ni las viejas recetas.

Por Javier ARISTU